Flora canaria > Especies > Viola anagae

Viola anagae  Gilli
Familia VIOLACEAE
Violeta de Anaga
  Descripción
Planta herbácea perenne de pequeño tamaño que produce numerosos y finos tallos de hasta más de 1 m de largo, reptantes, estoloníferos, color verde grisáceo, aunque en las puntas se vuelven casi morados.
Las hojas, irregularmente agrupadas en la parte terminal de los tallos y de hasta 5 cm de largo, son simples, alternas, largamente pecioladas, lisas, brillantes, de forma entre largamente acorazonada a casi redonda, con los bordes finamente dentados y con estípulas estrechamente lanceoladas.
Sus pequeñas y bellísimas flores, de unos 2 cm de diámetro y color azul-violáceo, crecen solitarias al final de largos y finos pedúnculos axilares de hasta 5 cm de largo. Cada flor presenta sépalos estrechamente lanceolados, puntiagudos, cinco pétalos irregulares de coloración más claro hacia la base y la venación remarcada de color más intenso, y un largo espolón blanquecino.
El fruto es una pequeña cápsula trivalvada que contiene unas cuantas semillas.


 
  Hábitat
Este interesante y poco frecuente endemismo de Tenerife vive únicamente en el suelo húmedo y sombrío de unas pocas localidades de la Laurisilva del macizo de Anaga, como Roque Chinobre y Cabezo del Tejo. Localmente abundante.
  Floración
Invierno y primavera.
  Reproducción
Por semillas y estolones.
  Usos
Pudiera usarse como especie ornamental en jardines de rocalla situados en zonas húmedas y con abundante sombra, siempre que tal actividad se lleve a cabo teniendo un absoluto respeto a sus poblaciones naturales.


 
  Propiedades medicinales
Desconocidas.
  Distribución
Islas Canarias.
  Notas
Se diferencia fácilmente de las otras violetas de monte que viven en Canarias. Viola odorata tiene hojas redondeadas en el ápice y el espolón de sus flores es de color violáceo. Viola riviniana presenta una corta vellosidad en sus hojas y tallos jóvenes, hojas suborbiculares formando una roseta basal, y flores de color violeta.
Mucho más aún de las violetas de alta montaña como Viola cheiranthifolia y Viola palmensis, que además de sus diferentes caracteres morfológicos viven en hábitats tan alejados y diferentes.
  Etimología
Su nombre genérico (Viola) proviene del latín viola (violeta) aplicado por el color característico de las flores de este género. El específico (Anagae) es una referencia geográfica a su exclusiva localización en las montañas de Anaga.

Distribución: Endemismo canario. Tenerife.
Ecosistemas: Laurisilva.
Altitud: Normalmente entre los 700-900 m s. n. m.

Texto y fotos: J. Alfredo Pérez Martín
  Más fotos de esta especie