Flora canaria > Especies > Opuntia tomentosa

Opuntia tomentosa  Salm-Dyck
Familia CACTACEAE
Tunera de terciopelo, Tunera, Penca, Penca cana, Lengua de vaca
  Descripción
Arbusto cactiforme de hasta más de 4 m de alto, con tallos robustos, casi cilíndricos, lisos, sin espinas, revestidos de una corteza muy gruesa de color marrón grisáceo, y que se ramifican ampliamente en su parte superior.
Las palas o artículos, popularmente conocidos con el nombre de "pencas", son grandes y gruesas, entre 15-30 cm de longitud por 6-12 cm de ancho, de obovadas a elípticas, y con areolas muy pequeñas, afieltradas y casi desprovistas de espinas. Cuando la planta ha adquirido todo su desarrollo, las palas jóvenes son de un brillante color verde, mientras que las adultas son de un intenso verde sombra y están recubiertas por una espesa capa de tomento blanquecino y suavemente aterciopelado; al envejecer, o en situaciones muy áridas, adquieren un color amarillento o anaranjado. Con el paso del tiempo, las palas inferiores se van maderizando.
En las palas muy jóvenes, las hojas se reducen a pequeñas estructuras cónicas finamente pubescentes, tiernas y prontamente caedizas, para dar paso a las espinas que se desarrollarán en su lugar.
Sus llamativas flores, de unos 4-5 cm de diámetro y color variable entre el amarillo y el rojo intenso, se desarrollan en el margen de las palas, sobre lo que ya constituye el rudimento del fruto. Cada flor presenta un considerable número de pétalos, extendidos radialmente, y un número aún mayor de estambres amarillentos, entre los que apenas sobresale un grueso y llamativo pistilo. Al fructificar producen frutos muy carnosos de 4-6 cm de largo conocidos vulgarmente con el nombre de tunos, higos picos o higos chumbos. Son lisos, aunque con pequeños gloquidios, casi globosos, de color rojo escarlata al madurar y con el ápice en forma de ombligo, conteniendo en su interior una jugosa pulpa del mismo color, repleta de numerosísimas semillas, duras, casi planas y de color amarillento.


 
  Hábitat
Especie de origen centroamericano, principalmente México, introducida en Canarias a fines del s. XIX, donde se plantó en la zona costera y de medianías para utilizarla en la producción de la cochinilla (Coccus cacti) -un insecto del que se extrae un tinte de color rojo intenso y que se cotizaba a gran precio en esos tiempos- y, en segundo término, para aprovechar sus frutos y sus pencas. Pero, una vez desaparecido el cultivo a gran escala de la cochinilla, se ha visto desplazada por la tunera o chumbera (Opuntia maxima), especie con mayor capacidad de expansión y mucho más productiva. De sus antiguas poblaciones solo quedan reductos de cierta importancia en algunas localidades del noroeste de La Palma, y del norte y noroeste de Tenerife, mientras que en el resto de nuestro archipiélago sólo se observan ejemplares aislados o pequeños grupos.
Tiene preferencia por terrenos ruderalizados y cultivos abandonados de la zonas la zona baja y media de las Islas.
  Floración
Primavera y verano.
  Reproducción
Por semillas y por palas, que enraízan fácilmente.
  Usos
Sus frutos son comestibles, muy sabrosos y jugosos. Son ricos en fibra y vitaminas, especialmente vitamina A, B6, C y K, así como potasio, hierro y cobre.
Antiguamente, y al igual que otras especies de su género, se sembraba en laderas y terrenos pendientes para propiciar la retención del suelo. También se usaba para construir cercas vivas, y hasta singulares gallineros en los que encontraban fácil refugio pollos, gallos y gallinas.
Su porte, recubrimiento sedoso, baja espinosidad y la presencia casi permanente de tunos en sus pencas, la convierten en una especie muy apropiada para su cultivo en jardines de las zonas baja y media de las Islas.


 
  Propiedades medicinales
Los frutos frescos se tomaban antiguamente para calmar la tos y rebajar el nivel de azúcar en la sangre.
  Distribución
México y Guatemala, desde donde se ha extendido y naturalizado en muchas regiones subtropicales del mundo, comportándose en la mayor parte de los casos como especie invasora.
  Notas
En Centroamérica se sigue utilizando para el cultivo de la cochinilla (Coccus cacti), pequeño insecto del que se obtiene un colorante natural de color rojo intenso denominado carmín.
En Australia se ha combatido la invasión de esta planta con cierto éxito extendiendo masivamente la siembra de cochinilla en sus palas, ante el fracaso de la destrucción por medios mecánicos, que la mayor parte de las veces no hacía más que aumentar aún más la plaga, pues los fragmentos de la planta que se quería destruir acababan prendiendo y dando lugar a nuevas plantas.
  Etimología
Su nombre genérico (Opuntia) proviene del griego, y era el apelativo usado por Plinio el Viejo para nombrar a una planta que crecía en la ciudad de Opus. El específico (Tomentosa) procede del latín tomentum, que significa tomento o borra, hace referencia a la capa de corta y suave vellosidad aterciopelada que recubre las partes más jóvenes de la planta.
  Sinonimia
Cactus tomentosus, Opuntia hernandezii, Opuntia icterica, Opuntia macdougaliana, Opuntia oblongata, Opuntia sarca, Opuntia tomentella.

Distribución: Introducida. El Hierro, La Palma, La Gomera, Tenerife, Gran Canaria, Fuerteventura, Lanzarote.
Ecosistemas: Cardonal-tabaibal, Bosques termófilos.
Altitud: Normalmente entre los 100-700 m s. n. m.
  Síguenos en Facebook