Flora canaria > Especies > Opuntia dillenii

Opuntia dillenii  (Ker-Gawl.) Haw.
Familia CACTACEAE
Tunera india, Tunera mexicana, Tunera salvaje, Tunera picuda, Penca bruja
  Descripción
Herbácea perenne, de tallo muy corto, grueso y erecto, casi leñoso, ocasionalmente ramificado en la base, y muy raramente erectos.
Las hojas son grandes, de 6-20 cm de longitud y 3-8 cm de ancho, muy carnosas, simples, entre ovadas y espatuladas, sutilmente ciliadas en sus bordes, recubiertas de una suave pubescencia glandular en ambas caras, y con el ápice redondeado o mucronado, a veces con una parte del margen ondulado. Se agrupan en la base del tallo formando una bella roseta basal, generalmente acopada por la posición semierecta de las hojas, y de entre 15-40 cm de diámetro, aunque en algunos ejemplares extraordinarios pueden superar los 70 cm. Su coloración es de un verde intenso aterciopelado, pero en situaciones soleadas se vuelven rosáceas o rojizas. Una vez muertas, las hojas permanecen largo tiempo unidas al tronco, casi adquiriendo la textura, consistencia, color y flexibilidad del cuero.
Sus abundantes flores estrelladas, de color amarillo intenso y alrededor de 1 cm de diámetro, se agrupan en una espectacular inflorescencia ovado piramidal de 15-60 cm de alto, sostenida por un recio tallo florífero muy hojoso de entre 12-30 cm de longitud, con hojuelas de tamaño decreciente hacia la punta, y que surge del centro de la roseta foliar. Cada flor tiene 6-12 sépalos de lanceolados a ovados, el mismo número de pétalos estrechamente elípticos a lanceolados, en el ápice agudo, y doble cantidad de estambres con filamentos glabros y anteras amarillas. Al fructificar generan una enorme cantidad de diminutas semillas de color marrón o negruzco.
Con frecuencia, las plantas jóvenes forman apretadas formaciones de hasta decenas de individuos.
Durante el verano, los ejemplares entran en su periodo de reposo vegetativo, y las rosetas se cierran sobre sí mismas en mayor o menor grado. La planta adulta muere después de la floración.
  Hábitat
Endemismo canario frecuente, y hasta común, en lugares rocosos y escarpados, desde las zonas costeras hasta los bosques de Laurisilva y Fayal-brezal, preferentemente en lugares secos y soleados.
  Floración
Primavera y verano.
  Reproducción
Por semillas y esquejes.
  Usos
Su uso ornamental es cada vez más frecuente. Su cultivo es muy fácil y requiere pocos cuidados, debiendo moderarse su riego y abono, pues de lo contrario los ejemplares adquieren dimensiones desproporcionadas que reducen su bello porte original. Pero esta práctica no debería establecerse fuera de sus áreas de distribución natural, para evitar indeseables efectos de hibridación con otras especies de su amplio y diversificado género.
  Propiedades medicinales
Al zumo que se obtiene de sus jugosas hojas se le atribuyen múltiples virtudes curativas: diurético, refrescante, emoliente, desinfectante, antipirético, cicatrizante, dermático, etc. Antaño, se empleaban emplastos de sus hojas machacadas para curarse los callos de los pies.


  Distribución
Islas Canarias.
  Notas
Después de la última revisión taxonómica han quedado establecidas cuatro subespecies de esta planta: ssp. canariense, en Tenerife, ssp. christii, en La Palma y El Hierro, ssp. latifolium, en La Gomera, y ssp. virgineum en Gran Canaria.
Además se hibrida con otras especies de su mismo género: A. cuneatum, A. sedifolium, A. valverdense, y A. viscatum.
La finísima vellosidad de sus hojas y el color de sus flores la diferencian a simple vista de Aeonium cuneatum, especie de características bastante parecidas y con la que comparte hábitat en algunas zonas. Las hojas de A. cuneatum no tienen vello, sino que son muy lisas, de color azul verdoso y revestidas de una capa cerosa, y sus flores suelen ser de un color amarillo brillante.
  Etimología
Su nombre genérico (Aeonium) proviene del griego y quiere decir eterno o que vive permanentemente, seguramente aplicado a este grupo de plantas por su enorme capacidad de adaptarse a cualquier situación ecológica, a su poder para desarrollarse incluso sobre la piedra más descarnada, y a su facultad para sobrevivir en cualquier circunstancia durante largo tiempo, casi "eternamente". El específico (Canariensis) alude a su localización exclusiva en las Islas Canarias.
  Sinonimia
Sempervivum canariense.   




Sus tallos, que toman forma de grandes y carnosas palas (falsas hojas), más o menos ovaladas y de color verde pálido, forman una complicada trama vegetal, generalmente de porte globoso y grandes dimensiones, auqneu no suele alcanzar el tamaño de las chumberas (opuntia ficus), de las que se difrencia fundamentlamente por sus palas, menossuculentas y protegidas por largas y agudísimas espinas amarilas, y por sus frutos, más pequeños y de intenso color purpura.
 
Ecología: Pedregales y laderas muy soleadas de las zonas costeras de todas las islas, con preferencia en hábitats del dominio del cardonal-tabaibal. Especie de origen mexicano ?????, introducida en Canarias. Se comporta como especie invasora, invadiendo particularmente las comunidades de euphorbias.
Floración: Primavera y verano.
Reproducción: Por semillas y por palas, que enraízan fácilmente.
Usos: Frutal y ornamental; también como seto para vallar o deslindar propiedades. Menos enfermos y más juguetones, los muchachos los coían a veces en gran cantidad solo por ver como después orinaban colorado.f
Propiedades medicinales: En la medicina popular canaria se hacía un amplio uso de esta tunera. Así, el jugo de sus frutos se empleaba para tratar problemas de garganta y estomacales y, rebajado con agua, para bajar la fiebre y combatir catarros; para los cálculos de riñón se tomaban infusiones de sus flores o se comían los frutos como desayuno, después de haberlos dejado al sereno toda la noche, sin la cáscara y recubiertos de azúcar; para el hígado enfermo se bebía durante quince días un vaso del jugo de los tunos, sin las pipas; para los dolores articulares o del riñón se abrían las palas por la mitad, las calentaban al fuego y se las aplicaban un rato sobre la zona dolorida. Los frutos comestibles de esta espinosa planta riñen de rojo la orina, por lo que antiguamente se creía (siguiendo la teoría del signo) que su ingestión ayudaba a combatir la ictericia.
Distribución: Especie de origen centroamericano, distribuida por muchas regiones subtropicales del mundo.

 

Se puede preparar una bebida alcohólica con los tunos y tambien mermeladas. Las raíces subterráneas son muy amargas y se usan para inducir el vómito rápido en personas que han sido mordidas por serpientes venenosas.

Arbusto suculento hasta 2 m de alto. Flores amarillas, hermafroditas, de 5-6 cm de diametro con 4 sepálos; corola con 12 petalos, muchos estambres de desigual longitud. Fruto carnoso, piriforme, de primido en el ápice de unos 6 cm de largo y 3 3 cm de diametro. Numerosas semillas aplastadas en cada fruto 4-5 mm. Floracion dura mucho tiempo.

frutos son refrigerantes. Las hojas  machacadas y aplicadas en cataplasmas alivian las inflamaciones externas. Cuando se comen los frutos maduros tiñen de rojo la orona. Antes se usaban para la gonorrea. Las flores en infusión?? para bronquitis y el asma.
Distribución: Introducida. Tenerife, La Palma, La Gomera, El Hierro, Gran Canaria, Lanzarote, Fuerteventura.
Ecosistemas: Cardonal-tabaibal.
Altitud: Normalmente entre los 0-500 m s. n. m.


Opuntia dillenii

Opuntia dillenii (Ker-Gawl.) Haw.
Familia CACTACEAE
Tunera india, Tunera mexicana, Tunera salvaje, Tunera picuda, Penca bruja

Descripción: Arbusto suculento de hasta 3 m de altura, leñoso en la base, muy ramificado, con tallos transformados en cladodios muy carnosos, conocidos vulgarmente como palas, de color verde glauco, de unos 20-25 cm de largo por 10-15 cm de ancho, de ovados a oblongos, a menudo con los márgenes ondulados.
Hojas diminutas, de hasta 6 mm de longitud, recurvadas y prontamente caedizas. Aréolas de 7-8 mm de diámetro en las palas jóvenes y 1 cm en las adultas, cubiertas de pelos lanosos grises y con un fas¬cículo de gloquidios pajizos en su borde superior. Espinas sumamente variables, de una a cinco por aréola, a veces ninguna, muy grandes, hasta 5 cm de longitud, por lo general erectas, recias, algo aplanadas y curvadas, de color amarillento amarillas, a menudo con bandas pardas o moteadas, y tremendamente punzantes.
Flores muy variables, de color amarillo pálido hasta anaranjadas, en algunas formas rojas desde el principio, de 7-8 cm de longitud, con 4 sepálos, y 12 pétalos ampliamente obovados. Los estambres son numerosos y más largos que la corola, con filamentos de color amarillo verdoso. El estilo es robusto, grueso, blanco y con 5-8 lóbulos de estigmas blancos erectos.
Producen un fruto comestible muy carnoso, de 5-7 cm de longitud y forma entre piriforme y subgloboso, de color amarillento hasta casi purpúreo, sin espinas pero con pequeños mechones de gloquidios punzantes. Su carne es muy jugosa y de color purpúreo, y contiene muchas semillas redondeadas de unos 4 mm de diámetro, con una envoltura similar a un arilo, de aproximadamente.
Hábitat: Especie de origen centroamericano, introducida en Europa en el siglo XVI por los conquistadores del Nuevo Mundo, aunque se desconoce la fecha exacta, pues las primeras citas claras en España son del año 1874. En Canarias se introdujo por su valor agrícola y ornamental, habiéndose naturalizado en todas las islas del archipiélago. Vive en laderas pedregosas, pastizales y terrenos de cultivo abandonados, y áreas antropizadas y degradadas de las zonas costeras de todas las islas, con preferencia en hábitats del dominio del Cardonal-tabaibal. Se comporta como especie invasora, ocupando particularmente las comunidades de euphorbias.
Floración: Primavera y verano, durando mucho tiempo.
Reproducción: Por semillas y por palas, que enraízan fácilmente. La dispersión de las semillas se produce fundamentalmente por lagartos (Gallotia galloti) y conejos (Oryctolagus cuniculus), que consumen sus frutos.
Usos: Sus frutos son comestibles, refrescantes y nutritivos.
Con ellos también se usan para preparar licores y mermeladas.
También se usa ocasionalmente como ornamental, aunque sus agresivas espinas no lo hacen muy aconsejable. Otras veces como seto para vallar o deslindar propiedades.
Propiedades medicinales: En la medicina popular canaria se hacía un amplio uso de esta tunera. Así, el jugo de sus frutos se empleaba para tratar problemas de garganta y estomacales y, rebajado con agua, para bajar la fiebre y combatir catarros. Para los cálculos de riñón se tomaban infusiones de sus flores o se comían los frutos como desayuno, después de haberlos dejado al sereno toda la noche, sin la cáscara y recubiertos de azúcar. Para el hígado enfermo se bebía durante quince días un vaso del jugo de los tunos, sin las pipas. Para los dolores articulares o del riñón se abrían las palas por la mitad, las calentaban al fuego y se las aplicaban un rato sobre la zona dolorida.
La infusión de sus flores se usaba para mejorar el asma y la bronquitis.
Los frutos tiñen de rojo la orina, por lo que antiguamente se creía, siguiendo la teoría del signo, que su ingestión ayudaba a combatir la ictericia y la gonorrea.
Las raíces subterráneas son muy amargas y se usan para inducir el vómito rápido en personas que han sido mordidas por serpientes venenosas.
Distribución: Es nativa de Centroamérica: México, Cuba, Bahamas, Jamaica, Puerto Rico, Haití, República Dominicana, etc. Naturalizada en gran parte del mundo: América del Norte, cuenca mediterránea, Sudáfrica, India, China, Australia, Nueva Zelanda, etc.
Etimología: Su nombre genérico (Opuntia) procede del griego, siendo el apelativo que daba Plinio el Viejo a una planta que crecía en los alrededores de la ciudad de Opus. El específico (Dillenii) está dedicado a Johann Jakob Dillen, médico y botánico alemán del siglo XVIII, que llegó ser profesor de Botánica en la Universidad de Oxford.
Sinonimia: Cactus dillenii, Opuntia anahuacensis, Opuntia zebrina, Opuntia atrocapensis, Opuntia nitens, Opuntia melanosperma.

Distribución: Introducida. Tenerife, La Palma, La Gomera, El Hierro, Gran Canaria, Lanzarote, Fuerteventura.
Ecosistemas: Cardonal-tabaibal.
Altitud: Normalmente entre los 0-500 m s. n. m.