Flora canaria > Especies > Hyoscyamus albus

Hyoscyamus albus  L.
Familia SOLANACEAE
Beleño, Beleño blanco, Hierba loca
  Descripción
Descripción: Herbácea anual, bienal o perenne, de 20-80 cm de alto, aspecto algo tosco y conformación variable, recubierta en su totalidad de una pubescencia pegajosa, y que despide un olor desagradable.
Sus tallos, ascendentes y ramificados, son muy finos y lanosos. En ellos se insertan numerosas hojas de 4-10 cm de largo, simples, opuestas, largamente pecioladas, más o menos ovaladas, toscamente lobuladas o profundamente dentadas, con frecuencia acorazonadas en la base, con nerviación muy patente, y cubiertas de largos y suaves pelos glandulares.
Las flores, axilares y ligeramente ladeadas, se disponen alternadamente sobre largas espigas florales de hasta 25 cm de longitud. Tienen un cáliz acampanado con cinco dientes triangulares en el borde, y una corola anchamente radiada, de hasta 3 cm de diámetro, con cinco lóbulos romos, blancos o amarillentos, y una garganta verde oliva o violeta. En su interior se encuentran cinco estambres poco sobresalientes, con destacadas anteras de color blanco. Al marchitarse la flor, el cáliz se agranda hasta el doble de su tamaño para albergar el fruto, que adopta la forma de una urna, dividida interiormente en dos compartimentos y coronada por una tapadera parecida a una boina; en su interior contienen una gran cantidad de diminutas semillas de color grisáceo.
Ecología: Especie de origen mediterráneo y norteafricano. En Canarias su presencia es más bien escasa, localizándose habitualmente sus ejemplares en muros, paredes, terrenos baldíos, escombreras, márgenes de caminos y carreteras, etc., especialmente en áreas nitrófilas y algo húmedas de la zona baja. Suele crecer en solitario o formando pequeños grupos.
Floración: Primavera, verano y, en situaciones muy favorables, durante casi todo el año.
Reproducción: Por semillas.
Usos: Desconocidos.
Propiedades medicinales: Las potentes cualidades alucinógenas, narcóticas y calmantes del beleño hicieron de esta planta una de las más utilizadas en la antigüedad por magos, hechiceros y alquimistas. Así mismo, se cuentan por centenares las brujas que "volaron en sus escobas" y participaron en aquelarres demoníacos gracias a los ungüentos elaborados con sus hojas, llegando a vivir con tal realidad sus alucinaciones que ni siquiera la tortura o la hoguera pudieron quebrar sus afirmaciones. Descartado su uso psicotrópico, sus componentes pueden emplearse, siempre bajo criterio médico, para combatir la enfermedad de Parkinson, estimular la actividad coronaria, prevenir el insomnio y calmar dolores intensos.
Antes del descubrimiento del cloroformo se usaba el beleño como una especie de anestesia con la que se adormecía a los pacientes que iban a ser sometidos a intervenciones quirúrgicas.
Popularmente, se empleaban emplastos de sus hojas, machacadas con agua y aceite, para curar heridas y llagas externas. La infusión de sus hojas se tomaba para aliviar los dolores de cabeza; también se lavaban la cabeza con esta infusión para detener la caída del cabello, o tomaban pediluvios para rebajar la hinchazón de las piernas.
Distribución: Mediterráneo, Canarias.
Notas: Su nombre vulgar proviene del latín "Belenus", el dios galo al que estaba consagrada esta planta, con cuyos jugos al parecer envenenaban sus flechas los galos.

CARDONAL TABAIBAL 10-200 TODAS NATIVA
  Síguenos en Facebook