Flora canaria > Especies > Pericallis echinata

Pericallis echinata  (L. f.) B. Nord.
Familia ASTERACEAE
Flor de mayo, Senecio
  Descripción
Herbácea perenne de porte erecto y hasta 50 cm de alto, dotada de un pequeño haz de raíces tuberosas del que brota un tallo fino, erecto o ascendente, liso, de color verde con finos matices rojizos, que se ramifica ampliamente en su parte superior.
Las hojas basales son casi redondas (suborbiculares), largamente pecioladas, ligeramente lobuladas y dentadas en sus bordes, casi lampiñas y de color verde intenso en la haz, pero tomentosas y de un verde más pálido en el envés. Las caulinares son sésiles y de forma más o menos triangular.
Sus menudas y atractivas flores, de color rosa a purpúreo, con el centro malva o amarillento, se disponen en capítulos de más de 2 cm de diámetro, agrupados, a su vez, en inflorescencias corimbosas de entre 5 y 15 capítulos cada una. Las brácteas que rodean al capítulo  son oblongo-lanceoladas, con el ápice recurvo, y presentan unas espinitas oscuras (acúleos) de color púrpura oscuro, casi negro. Los frutos son aquenios cilíndricos de alrededor de 1 cm de longitud, rectos o ligeramente arqueados, de color negro y recorridos longitudinalmente por surcos y costillas. Las semillas están dotadas de un pequeño vilano blanquecino que favorece su dispersión por medio del viento.
Ocasionalmente se encuentran ejemplares con las lígulas de color blanco.


 
  Hábitat
Este llamativo endemismo es frecuente y hasta abundante en laderas rocosas de la costa norte de la isla de Tenerife, desde La Orotava hasta Teno y las montañas de Adeje. Sus poblaciones tienen una amplia versatilidad ecológica, encontrándose desde zonas muy cercanas a la costa hasta áreas propias de los Bosques termófilos, la Laurisilva o el Pinar.
  Floración
Primavera y verano.
  Reproducción
Por semillas.
  Usos
Es una bella planta para usarse en jardinería. Su cultivo es muy fácil y requiere pocos cuidados, debiendo moderarse su riego y abono, pues de lo contrario los ejemplares adquieren dimensiones desproporcionadas que reducen su bello porte original.


 
  Propiedades medicinales
Todas las especies de esta familia son más o menos tóxicas, pues contienen ciertos alcaloides que provocan daños en el hígado si se consumen durante largo tiempo.
  Distribución
Islas Canarias.
  Notas
En el año 1777 se obtuvo en los Jardines Reales Británicos un hibrido resultado del cruce de dos plantas endémicas de las Islas Canarias: Pericallis cruenta y Pericallis lanata. Este hibrido, denominado originalmente como Cineraria × hybrida, es una planta cultivada en la jardinería de todo el mundo y se considera con el origen de todas las cinerarias no silvestres. Se caracteriza principalmente por formar tallos bajos muy ramificados que dan como resultado plantas muy compactas, generalmente de no más de 20 cm de altura, con grandes hojas pecioladas de color verde oscuro y formas entre acorazonadas y triangulares, flores con disco muy pequeño y apretado, y lígulas de tamaño y coloración muy variada.
Del mismo se han obtenido numerosos cultivares con una gran variabilidad en el tamaño y colorido de las inflorescencias.

  Etimología
Su nombre genérico (Pericallis) podría derivar del griego peri (alrededor) y callos (bello, belleza), pudiendo significar algo así como "que desprende belleza". El específico (Echinatus) procede del griego echinos (erizo), haciendo referencia al revestimiento "espinoso" que forman los acúleos de las brácteas que rodean la base de los capítulos florales.
  Sinonimia
Doronicum echinatum, Cineraria bracteata, Senecio echinatus.

Distribución: Endemismo canario. Tenerife.
Ecosistemas: Cardonal-tabaibal, Bosques termófilos, Laurisilva.
Altitud: Normalmente entre los 50-500 m s. n. m.