Flora canaria > Especies > Argyranthemum frutescens

Argyranthemum frutescens  (L.) Sch. Bip.
Familia ASTERACEAE
Magarza de costa, Magarza, Margarita
  Descripción
Matita perenne, siempreverde o subpersistente, de 30-80 cm de alto, muy ramificada, normalmente globosa o rastrera, pero muy variable en cuanto a porte y conformación foliar, en función del emplazamiento concreto de cada ejemplar, lo que ha dado lugar a la descripción de numerosas subespecies. Los tallos jóvenes son verdes y carnosos, mientras los viejos se vuelven leñosos y quebradizos, estando recubiertos de una fina corteza de color pardo grisáceo.
Tiene hojas de color verde intenso y entre 5-8 cm de largo, de linear-lanceoladas a obovadas, pecioladas, suculentas o coriáceas, recubiertas en su envés de una ligera pubescencia, y una o dos veces profundamente divididas en lóbulos foliares lineares o lanceolados (de pinnatisectas a bipinnatisectas).
Sus flores se reúnen en atractivos capítulos de unos 2-3 cm de diámetro, agrupados en inflorescencias corimbosas de longitud variable. Cada capítulo está formado por una corona externa de flores estériles de color blanco (lígulas) y un apretado círculo central de finísimas flores tubiformes fértiles (flósculos) de color amarillo dorado. Al fructificar generan una gran cantidad de semillitas secas y duras (cipselas), dotadas de un minúsculo vilano que favorece su dispersión por medio del viento.


 
  Hábitat
Endemismo canario muy frecuente en las zonas baja y media de las Islas, formando parte de la vegetación típica del cardonal-tabaibaly de los bosques termófilos.
  Floración
Invierno y primavera, aunque en situaciones muy favorables lo hace durante casi todo el año.
  Reproducción
Por semillas y esquejes leñosos.
  Usos
Se utiliza frecuentemente como especie ornamental; sin embargo, esta práctica es desaconsejable fuera de sus áreas de distribución natural, dado el alto potencial de hibridación que presentan las especies de este género, y que puede dar lugar a impredecibles variaciones genéticas.


 
  Propiedades medicinales
La amarguísima infusión de esta especie se empleaba antiguamente para calmar los dolores de estómago, aliviar las crisis asmáticas, regular los trastornos menstruales y aplacar los dolores de muelas. En algunas localidades usaban el jugo de sus tallos y hojas, bien machacados, como una especie de linimento que rebajaba la inflamación de las piernas.
  Distribución
Islas Canarias.
  Notas
La amplia variabilidad de esta planta ha dado lugar a la descripción de hasta siete subespecies de la misma: ssp. frutescens, en Tenerife, Gran Canaria, La Palma y Lanzarote; spp. canariae, en el norte de Gran Canaria, spp. foeniculaceum, en La Gomera; ssp. gracilescens, en el sur de Tenerife; ssp. parviflorum, en Tenerife y La Gomera; ssp. pumilum, en riscos del noroeste de Gran Canaria, y spp. succulentum, en Tenerife, La Gomera y El Hierro.
Además se hibrida ocasionalmente con otras dos especies de su mismo género: A. coronopifolium y A. broussonetii.

  Etimología
Su nombre genérico (Aeonium) proviene del griego y quiere decir eterno o que vive permanentemente.
  Sinonimia
Pyrethrum grandiflorum, Pyrethrum frutescens, Chrysanthemum grandiflorum.

Distribución: Endemismo canario. El Hierro, La Palma, La Gomera, Tenerife, Gran Canaria, Lanzarote.
Ecosistemas: Cardonal-tabaibal, Bosques termófilos.
Altitud: Normalmente entre los 25-700 m s. n. m.