Es comestible de no mucha calidad. En crudo es picante y además puede dar lugar náuseas y vómitos.


En las Islas Canarias se puede confundir con Russula cyanoxantha, que se diferencia por sus láminas blanquecinas de mayor tamaño, y su carne no reacciona al sulfato ferroso.