Flora canaria > Setas > Amanita pantherina

Amanita pantherina  (DC.) Krombh.
Familia AMANITACAEAE
Amanita pantera, Panterina, Falso galipierno
  Descripción

Sombrero de 4-10 cm de diámetro, ovoide al inicio, globoso de joven y al final convexo, con el borde redondeado, incurvado, muy estriado y concoloro. Cutícula lisa que se separa con facilidad, húmeda y brillante, de color variable entre pardo oscuro a pardo beige, con numerosas verrugas de color blanco puro que son restos del velo universal: dispersas, membranosas o algodonosas, dispuestas regularmente y que pueden desprenderse fácilmente del sombrero.
Láminas de color blanco, finas, apretadas, libres, algo desiguales, bastante anchas, redondeadas en la extremidad, con lamélulas; la arista es algo harinosa y del mismo color que el resto de la lámina.
Pie de color blanco sucio, cilíndrico, liso, robusto, de 5-12 cm de alto y 1-3 cm de diámetro. En la base presenta una volva blanco algodonosa, totalmente adherida, que forma un anillo alrededor del bulbo y puede dejar alguna banda más o menos anuliformes por encima, pero nunca en forma de saco. Anillo blanco, membranoso, liso, frágil y situado a media altura del pie.
Carne blanca, no muy gruesa y algo frágil, de olor ligero y sabor suave dulzón, aunque los ejemplares viejos frecuentemente presentan un fuerte olor cadavérico.
Esporada de color blanco. Esporas lisas, ovoidales, hialinas.

  Hábitat
En pinares, pinos con jaras, y zonas de eucaliptos.
  Distribución en Canarias
Especie nativa en las Islas Canarias.
El Hierro, La Palma, La Gomera, Tenerife, Gran Canaria.

  Comentarios
Es una especie muy tóxica, tanto o más que la Amanita muscaria. Presenta el mismo síndrome micoatropínico, que puede ocasionar la muerte. Los síntomas consisten en excitación psicomotriz, convulsiones, estado de embriaguez, delirio, vértigos, alucinaciones, miosis, diuresis, vómitos, etc.
En las Islas Canarias se puede confundir con Amanita spissa, que se diferencia por tener la volva napiforme, las verrugas del sombrero de color gris y membranosas, y carecer de estrías en el borde del sombrero, además de un característico olor a rábano. También con Amanita rubescens, que además del margen no estriado y verrugas nunca totalmente blancas, tiene coloraciones rojizo vinosas en el pie y el sombrero, que se acrecientan con el roce, y una volva harinosa. Como regla general, además de su típica coloración, la presencia en la base del pie de burletes anulares y la volva claramente circuncisa diferencian a la Amanita pantherina de todas las demás amanitas.