Flora canaria > Especies > Heberdenia excelsa

Heberdenia excelsa  (Aiton) Banks ex DC.
Familia MYRSINACEAE
Aderno, Adernero, Sacatero
  Descripción
El Aderno constituye otro destacado ejemplo de aquellos hermosos árboles que antiguamente poblaron en abundancia las medianías semihúmedas de las islas, junto con almácigos, acebuches, lentiscos, dragos, palmeras, etc., y que hoy, por desgracia, sobreviven como reliquias de ese pasado exuberante que difícilmente volveremos a recuperar.
Los ejemplares bien desarrollados presentan un tronco grueso y erecto -de hasta 40 cm de diámetro- y un denso follaje que forma una copa más o menos piramidal. Los troncos y ramas jóvenes son lisos, pero al ir creciendo las cicatrices folíares se van alargando y agrietando, volviéndose su corteza rugosa y ligeramente cuadriculada. Sus hojas, son simples, enteras y algo coriáceas; de color verde oscuro, contorno casi romboidal y hasta 10 cm de largo; en el envés se aprecia su característica nerviación reticulada y la coloración ligeramente enrojecida del nervio central.
Sus diminutas flores, aromáticas y de color blanquecino-rosáceo, se agrupan en racimos muy cortos que brotan directamente de las axilas foliares de las ramas superiores. Los frutos son drupas globosas de pequeño tamaño -unos 5 mm de diámetro- de color entre rosa y purpúreo, parecidos a higos diminutos; son comestibles, de sabor muy agradable cuando están bien maduros. Algunos campesinos hablan de adernos "mollares", que producen frutos tan grandes "como un garbanzo remojado".
El Aderno y el Delfino tienen frutos casi iguales, pero se diferencian claramente por el tamaño y forma de sus hojas, mucho más grandes y alargadas en el segundo de estos dos escasos y raros árboles.
Ecología: Endemismo de Madeira y Canarias. Vive en laderas rocosas de los Bosques Termófílos y en gargantas de la Laurisilva, a veces aislado y otras formando pequeños grupos. Prefiere los rincones cálidos y luminosos, pero también se adapta a los sitios frescos y umbríos.
Floración: Entre los meses de enero y marzo.
Reproducción: Por semillas y esquejes.
Usos: Su madera, de color amarillento con vetas moradas, se empleó antiguamente para realizar labores de ebanistería.

Bosques termófilos, Laurisilva
500-1200 m
Endemismo canario

El Hierro, La Palma, La Gomera, Tenerife, Gran Canaria, Fuerteventura



  Síguenos en Facebook