Flora canaria > Especies > Navaea phoenicea

Navaea phoenicea  (Vent.) Webb & Berthel.
Familia MALVACEAE
Malva de risco rosada, Higuereta
  Descripción
Arbusto deciduo de hasta 3 m de alto, de tronco grueso y leñoso, recubierto de una corteza grisácea, y abundantemente ramificado desde su base, formando una densa y amplia copa de porte semiachaparrado.
Las hojas, caducas o subpersistentes, son simples, alternas, largamente pecioladas y con una lámina típicamente palmeada, de lóbulos largos, estrechos e irregularmente dentados en los bordes.
Sus llamativas flores parecen dispuestas en pequeños racimos terminales o axilares, ocasionalmente solitarias. Cada flor presenta una corola con cinco pétalos oblanceolados, libres, de tonalidades rojizo asalmonadas, y numerosos estambres del mismo color, dispuestos sobre una larga columna estaminal. El fruto es un esquizocarpo verticilado en forma de tetilla, rodeado por un cáliz persistente, que en su interior contiene un buen número de pequeñas semillas de color marrón rojizo.


 
  Hábitat
Endemismo de Tenerife propio de riscos, laderas pedregosas y barrancos de la vertiente norte de la isla situados en el área potencial de los Bosques termófilos y de la parte alta del Cardonal-tabaibal.
En la actualidad, sus escasas poblaciones se concentran en las zonas montañosas del macizo de Anaga, al noreste y, en menor medida, en áreas escarpadas de los municipios de Buenavista y Garachico, al noroeste.
Su escasez se debe, en gran parte, a la intensa actividad humana realizada en su hábitat natural tras la conquista de las Islas: aprovechamiento forestal, roturaciones, pastoreo, etc.
  Floración
Su abundante floración se produce entre los meses de agosto y diciembre, aunque en situaciones favorables lo hace durante casi todo el año.
Los ejemplares pierden la mayor parte de sus hojas durante la época de floración.
  Reproducción
Por semillas y esquejes, aunque su propagación es lenta y difícil.
  Usos
Antiguamente se empleaba como especie ornamental, y aún es posible observar algunas matas en los patios de viejas casas de campo. La belleza, abundancia, y temprana aparición de sus flores, bien merecen que se recupere su utilización en la jardinería de nuestras islas, aunque tal práctica debería hacerse manteniendo un absoluto respeto a sus poblaciones naturales.


 
  Propiedades medicinales
Desconocidas.
  Distribución
Islas Canarias.
  Notas
Se diferencia claramente de la malva de risco (Lavatera acerifolia), también endémica de Canarias, por su porte más robusto y compacto, sus hojas más pequeñas y, sobre todo, la diferente forma y color de sus flores.
El color de la corola, el tamaño, número y posición de los nectarios y de los órganos estaminales parece responder a adaptaciones ligadas su polinización por pájaros, siendo uno de los pocos casos en que esto sucede en las Islas Canarias, habiéndose documentado esta actividad por parte de cuatro especies: el mosquitero canario (Phylloscopus canariensis), la curruca cabecinegra (Sylvia melanocephala), la curruca capirotada (Sylvia atricapilla), y el herrerillo canario (Cyanistes teneriffae).
  Etimología
Su nombre genérico (Navaea) está dedicado a D. Alonso de Nava y Grimón, VI Marqués de Villanueva del Prado, gran amante de la botánica y bajo cuyo impulso se creó a finales del siglo XVIII el Jardín Botánico de La Orotava, situado en el actual municipio del Puerto de La Cruz, y donde se cultivan numerosas especies tropicales y subtropicales. El específico (Phoenicea) parece derivar del latín phoeniceum (rojo, encarnado), seguramente aludiendo a la coloración de sus flores.
  Sinonimia
Lavatera phoenicea.

Distribución: Endemismo canario. Tenerife.
Ecosistemas: Cardonal-tabaibal, Bosques termófilos.
Altitud: Normalmente entre los 200-700 m s. n. m.
  Síguenos en Facebook