Flora canaria > Especies > Aeonium lindleyi

Aeonium lindleyi  Webb & Berthel. ssp. lindleyi
Familia CRASSULACEAE
Gomereta, Higuereta
  Descripción
Matita pequeña, de hasta unos 50 cm de alto, porte achaparrado o esparcido, hábito generalmente colgante o semierecto y ramificación tortuosa, con numerosos tallos retorcidos y entrelazados entre sí; los jóvenes puberulentos, viscosos y de color verde claro; luego leñosos o semileñosos, quebradizos, y recubiertos de una fina corteza ligeramente fisurada de color blanquecino grisáceo; frecuentemente con raíces adventicias.
Sus pequeñas hojas, de unos 2-4 cm de largo, aparecen dispuestas en menudas y apretadas rosetas terminales de entre 4-9 cm de diámetro, normalmente con entre cinco y trece hojas cada una. Son gruesas y muy carnosas, pubescentes, pegajosas, de forma obovada a oblanceolada, mucronadas en el ápice, de color verde oscuro, con el margen de color rojizo amarillento y recorrido por cilios curvos de color blanco. En situaciones muy soleadas, o durante los meses de verano, toda la superficie foliar adquiere tonalidades rojizo amarillentas.
Sus llamativas y minúsculas flores estrelladas, de apenas 1 cm de diámetro, crecen agrupadas en pequeñas inflorescencias globosas situadas al final de los tallos, generalmente con entre 15-85 flores cada una. Son regulares, partidas, cada una con 8-9 sépalos acuminados, igual cantidad de pétalos de color amarillo vivo, de elípticos a lanceolados y unos 5-7 mm de longitud, y doble cantidad de estambres con filamentos glabros y anteras amarillas. Al madurar, produce numerosísimas y diminutas semillas.
Toda la planta produce un ligero olor a bálsamo, tanto más intenso cuanto más expuestos estén los ejemplares a situaciones muy soleadas.


 
  Hábitat
Su hábitat se circunscribe al área costera, seca y soleada, del noreste de la isla de Tenerife, de donde es especie endémica. Frecuente en riscos costeros de Taganana, Bajamar, Punta Hidalgo, Tacoronte, Santa Úrsula, La Orotava, Puerto de la Cruz, etc. Relativamente abundante en las laderas de los barrancos que confluyen en el barrio de San Andrés, así como en los riscos y paredones cercanos al caserío de Los Batanes.
Normalmente crece formando grupos de varios ejemplares.
  Floración
Su abundante y vistosa floración se produce entre los meses de abril y junio, aunque pueden encontrarse ejemplares en flor hasta bien entrado el verano.
  Reproducción
Por semillas y gajos, que deben dejarse secar antes de plantarlos.
  Usos
Su uso ornamental es cada vez más frecuente. Su cultivo es muy fácil y requiere pocos cuidados, debiendo moderarse su riego y abono, pues de lo contrario los ejemplares adquieren dimensiones desproporcionadas que reducen su bello porte original. Pero esta práctica no debería establecerse fuera de sus áreas de distribución natural, para evitar indeseables efectos de hibridación con otras especies de su amplio y diversificado género, además de hacerlo teniendo un riguroso respeto a sus poblaciones naturales.


 
  Propiedades medicinales
El zumo de sus hojas sirve de antídoto contra la cáustica leche del cardón (Euphorbia canariensis) y las tabaibas (Euphorbia spp.). Cataplasmas de sus hojas machacadas pueden emplearse para rebajar la inflamación producida por contusiones externas.
Estudios realizados por el profesor Antonio González, uno de los científicos más importantes de Canarias en el siglo XX, descubrieron la presencia en esta planta de principios activos como el diterpeno labdano8a o la lindleyina, con efectos antiinflamatorios, vulnerarios, oftálmicos y pulmonares.
  Distribución
Islas Canarias.
  Notas
De Aeonium lindleyi se distinguen en la actualidad dos subespecies: la típica, ssp. lindleyi, exclusiva de la isla de Tenerife, y la ssp. viscatum, presente únicamente en la isla de La Gomera, y que hasta no hace mucho tiempo se consideraba como especie independiente. Por su parte, la clasificación de la International Crassulaceae Network le da a esas dos subespecies la categoría de variedades, quedando establecida la especie Aeonium lindleyi con dos variedades: var. lindleyi y var. viscatum.
Citas antiguas de su presencia en la isla de La Palma no ha podido ser confirmadas.
Sus hojas no son tan gruesas, menos de 4 mm, como las de la subespecie lindleyi, que vive en Tenerife y sus hojas suelen tener un grosor de más de 5 mm, y además son más pubescentes.
En algunas ocasiones se han encontrado híbridos producidos por el cruce entre Aeonium lindleyi y Aeonium tabulaeforme denominado Aeonium x anagensis.
Producto de experimentos en vivero se ha obtenido un cultivar de Aeonium lindleyi denominado variegata, donde el verde típico de la especie se alterna con tonalidades amarillo cremosas, formando bellos dibujos de coloración muy atractiva.

  Etimología
Su nombre genérico (Aeonium) proviene del griego y quiere decir eterno o que vive permanentemente, seguramente aplicado a este grupo de plantas por su enorme capacidad de adaptarse a cualquier situación ecológica, a su poder para desarrollarse incluso sobre la piedra más descarnada, y a su facultad para sobrevivir en cualquier circunstancia durante largo tiempo, casi "eternamente". El específico (Lindleyi) está dedicado a John Lindley (1799-1865), paleontólogo, naturalista y botánico británico, secretario de la Royal Horticultural Society, autor de varias obras, entre ellas una Introducción al Sistema Natural de la Botánica, en la que defendía el sistema de clasificación natural de A. Laurent de Jussieu frente al usado por Linneo.
  Sinonimia
Aeonium tortuosum, Sempervivum lindleyi.

Distribución: Endemismo canario. Tenerife.
Ecosistemas: Cardonal-tabaibal.
Altitud: Normalmente entre los 10-600 m s. n. m.