Flora canaria > Especies > Opuntia maxima

Opuntia maxima  Mill.
Familia CACTACEAE
Tunera, Tuna, Chumbera, Higo pico, Higo indio, Nopal, Nopalera
  Descripción
Planta arborescente de 2-5 m de alto, muy ramificada, con tronco leñoso bien definido, de hasta 20-30 cm de diámetro, y abundante ramificación, que puede llegar a formar intrincadas masas de varios metros cuadrados de extensión.
Sus grandes y muy carnosas hojas (palas o artículos), de 30-50 cm de longitud por 20-40 cm de ancho y contorno más o menos ovalado, tienen areolas escasamente espinosas, aunque están provistas de numerosos gloquidios amarillos, que en los tallos viejos se pierden casi por completo. Los artículos de las opuntias, conocidos popularmente con el nombre de "pencas", no son verdaderamente hojas, sino tallos modificados que toman su forma y funciones.
Las verdaderas hojas, pequeñas, carnosas, estrechas, puntiagudas y efímeras, crecen sobre las pencas tiernas, en el lugar en que más tarde se desarrollarán las espinas. Éstas son muy variables en densidad y tamaño, de 2-5 mm en algunas formas a 10-40 mm en otras, de casi inexistentes a densas y en grupos de 3-6 por aréola, fuertemente divergentes, y de color blanco.
Sus brillantes flores, de color amarillo-rojizo y hasta 6-7 cm de diámetro, se sitúan en los márgenes de las pencas, coronando el rudimento del fruto. Los sépalos y los pétalos se sueldan por la base, formando un tubo muy abierto, en cuyo centro se desarrolla un estilo inflado en la base, en forma de botella, de color blanquecino rosáceo, con estigma verde pálido. A veces el periantio es color naranja intenso, con filamentos rosáceos, el estilo naranja y el estigma crema.
Producen grandes frutos oblongo piriformes, de 5-6 cm de longitud por 3-4 cm de ancho, umbilicados en su ápice y con areolas desprovistas de espinas, aunque con gloquidios amarillos. Se conocen popularmente con el nombre de tunos o higos picos, y su brillante coloración va del amarillo claro al rojo purpúreo. En el interior de su jugosa pulpa, de color variable entre el blanco y amarillo rojizo, según las diferentes variedades de la especie, se encuentran esparcidas numerosas semillas, pequeñas y muy duras.


 
  Hábitat
Especie de origen desconocido, quizás de México, cultivada en América central desde tiempos prehistóricos e introducida en muchas zonas del mundo donde con el tiempo se ha naturalizado, llegando a convertirse en una planta invasora más o menos agresiva.
En Canarias se introdujo para que sirviera de soporte al cultivo de la cochinilla (Dactylopius coccus), habiéndose asilvestrado posteriormente. Su presencia es habitual en toda clase de terrenos de las zonas baja y de medianías; prefiere los ambientes áridos, pero tampoco le importa crecer en zonas altas y lluviosas.
  Floración
Primavera y verano.
  Reproducción
Tanto por semillas como por medio de pencas, que enraízan con mucha facilidad.
La planta tiene bien asegurada su reproducción, pues es polinizada por numerosos insectos que visitan sus llamativas flores, y sus semillas son eficazmente diseminadas por muchas aves, lagartos y roedores que se comen sus jugosos frutos.
  Usos
Sus sabrosos y nutritivos frutos se comen frescos o secos, llamados tunos pasados o porretas, aunque este método de conservación casi ha desaparecido en nuestras islas. Las pencas se emplean ocasionalmente como forraje para el ganado.
La planta entera se utiliza a veces para formar vallas y cercas que deslindan propiedades; también para construir baratos y ecológicos corrales para cabras o gallinas.
Las palas más tiernas se emplearon para hacer potajes en épocas de gran penuria económica en nuestro archipiélago. En México se las comen crudas, en ensaladas o en batidos.


 
  Propiedades medicinales
Sus frutos, además de ricos y nutritivos, son astringentes, fortalecen el sistema nervioso y son buenos contra el estrés. Muchos autores los recomiendan como alimento para los diabéticos, especialmente los de color morado; otros recomiendan que, para combatir esa enfermedad, son mejores las palas tiernas.
La infusión de sus flores es buena para los catarros. Las pencas tiernas, abiertas por el medio y calentadas al fuego, se aplicaban antiguamente sobre las zonas del cuerpo doloridas por la artritis, la artrosis o la inflamación del hígado. Emplastos de las palas podridas se usaban como emoliente, para extraer picos y astillas de la piel.
  Distribución
Originaria de México, naturalizada en toda América y en la mayor parte de las zonas tropicales y subtropicales del mundo.
  Notas
Esta tunera fue una de las primeras introducidas en Europa tras la conquista de América, aclimatándose y cultivándose con rapidez, especialmente en las zonas costeras del Mediterráneo. Curiosamente, los castellanos llamaban a sus frutos "higos de las Indias", mientras que los árabes les decían "higos de los cristianos".
En Canarias, las tuneras se introdujeron a principios del siglo XIX, para "sembrarlas" de cochinilla (Dactylopius coccus), diminuto insecto que vive parásito sobre esta especie y del que se obtiene el carmín o grana: pigmento rojo oscuro empleado para teñir sedas y lanas, y cuyo comercio alcanzaba por entonces altísimos precios en los mercados internacionales. Pero el descubrimiento de los colorantes sintéticos supuso la muerte del negocio de la cochinilla y el progresivo abandono del cultivo de las tuneras, que a partir de entonces solo interesaban por su frutos, comenzaron un proceso de asilvestramiento que las ha llevado a convertirse en una planta típica del paisaje de nuestras islas, comportándose en algunos lugares como especie invasora.
En el año 2016 llegó a la isla de La Palma otro parásito de las tuneras. Se trata de la cochinilla grana, Dactylopius opuntiae: un pequeño insecto del grupo de las cochinillas, pariente de la anterior, pero mucho más agresivo y que es capaz de acabar casi totalmente con las cactáceas del género Opuntia, especialmente de Opuntia maxima, lo que ha llevado a la destrucción de una gran cantidad de las tuneras de esa isla, especialmente las situadas en la zona sureste de la Isla.
  Etimología
Su nombre genérico (Opuntia) procede del griego, siendo el apelativo que daba Plinio el Viejo a una planta que crecía en los alrededores de la ciudad de Opus. El específico (Maxima) viene del latín maximus (muy grande), haciendo referencia al gran tamaño de sus palas o pencas.
  Sinonimia
Cactus opuntia, Opuntia ficus-indica, Opuntia ficus-barbarica, Cactus decumanus, Cactus elongatus, Cactus lanceolatus, Opuntia alfagayucca, Opuntia amyclaea, Opuntia decumana, Opuntia elongata, Opuntia fulvispina, Opuntia lanceolata.

Distribución: Introducida. El Hierro, La Palma, La Gomera, Tenerife, Gran Canaria, Fuerteventura, Lanzarote.
Ecosistemas: Cardonal-tabaibal, Bosques termófilos.
Altitud: Normalmente entre los 50-1.500 m s. n. m.
  Síguenos en Facebook