Flora canaria > Especies > Echium wildpretii

Echium wildpretii ssp. wildpretii  Pearson ex Hook. f.
Familia BORAGINACEAE
Tajinaste rojo, Tajinaste de Las Cañadas, Orgullo de Tenerife, Fuego del Teide
  Descripción
Arbusto perenne, no ramificado (monopódico), que en su base forma una gran roseta foliar de hasta 1 m de diámetro, de la que surge, en el periodo de floración, un esbelto tallo florífero estrechamente cónico de hasta 3 m de alto, completamente recubierto por una espesa inflorescencia formada por numerosas cimas laterales en la que se agrupan miles de pequeñas flores de vivísimo color rojo.
Las hojas, de hasta 50 cm de longitud, algo carnosas y de color verde intenso, son simples, sésiles, linear-lanceoladas y puntiagudas, estando recubiertas totalmente por una larga y densa pubescencia plateada.
Sus muy llamativas flores presentan un cáliz tubular, dividido en nueve o diez segmentos, y una corola en forma de embudo de unos 10-15 mm de longitud, de la que sobresalen sus estambres rojizos. con estilos cortamente bífidos. A medida que se marchitan van cambiando su tonalidad rojiza por unos profundos tintes azulados, que finalmente acaban en un hermosísimo color lapislázuli. Los frutos consisten en pequeñas nueces algo verrucosas, que contienen diminutas y abundantísimas semillas.


  Hábitat
Endemismo canario, exclusivo de las altas cumbres de Tenerife, viviendo en cañadas y laderas pedregosas bien orientadas al sol. Su mayor abundancia y mejor representación se localiza en la zona de Los Roques, Los Azulejos y Siete Cañadas, en el Parque Nacional del Teide, donde a veces forma grandes colonias de varias decenas de ejemplares que, al contraluz del ocaso o con las primeras luces del alba, ofrecen una visión espectacular.
En las crestas montañosas que bordean la Caldera de Taburiente, en la isla de La Palma, vive la subespecie trichosiphon, que se caracteriza por su menor tamaño y la coloración más pálida de sus flores, rosácea, violácea o azulada, aunque sus ejemplares son escasos y de difícil localización.
En algunas zonas de Las Cañadas del Teide convive con otro raro endemismo canario de su misma familia: el tajinaste picante (Echium auberianum), que se distingue fácilmente por su menor porte, carencia de hojas en sus inflorescencias y coloración azul de sus flores.
  Floración
Sus llamativas inflorescencias comienzan a brotar a finales de la primavera, alcanzando su máximo periodo de floración en los meses de junio y julio. La floración se produce en el segundo o tercer año de vida de la planta, que, una vez esparcidas las semillas, se seca y muere, extenuada por el tremendo esfuerzo que supone la fructificación.
  Reproducción
Por semillas.
  Usos
El tajinaste rojo es una de las más bellas y espectaculares plantas canarias, y por ello es una especie apreciadísima como ornamental, siendo cada vez más frecuente su presencia en muchos jardines de Tenerife y hasta de otras islas a las que se ha extendido esta costumbre. Sin embargo, esta práctica debería reducirse estrictamente a sus áreas de distribución natural, dado el peligro de contaminación genética que supone el ponerla en contacto con poblaciones de otras especies de su mismo género.
Tiene una gran importancia como especie melífera, pues numerosos apicultores trasladan sus enjambres a Las Cañadas durante el periodo de floración de los tajinastes, para aprovechar el abundante y dulce néctar que producen sus flores.

  Propiedades medicinales
La infusión de las hojas de los tajinastes se ha empleado ocasionalmente para calmar la tos, bajar la fiebre y aliviar el dolor de cabeza. Recientes estudios han puesto al descubierto que las semillas son ricas en ácido gamma-linolénico, un compuesto de esterol que tiene importantes usos medicinales como antioxidante, antiinflamatorio, anticancerígeno, rejuvenecedor de la piel etc.
  Distribución
Islas Canarias.
  Notas
Las poblaciones naturales del tajinaste rojo se han visto muy afectadas por la introducción, a principios de los años setenta del pasado siglo, de dos grandes herbívoros en sus respectivas islas: el muflón, en Tenerife, y el arruí, en La Palma.
  Etimología
Su nombre genérico (Echium) deriva del griego echium, que significa víbora, al parecer por la forma triangular de las semillas, que recuerdan vagamente a la cabeza de ese reptil. El específico (Wildpretii) está dedicado a Herman Wildpret, horticultor suizo que durante el siglo XIX vivió en el valle de la Orotava y acompañó a Ernest Haeckel (considerado actualmente como el padre de la ecología) en su subida al Teide en 1867. Su nieto, Wolfredo Wildpret de La Torre, catedrático de botánica de la Universidad de La Laguna, es uno de los más notables investigadores y divulgadores de la flora de Canarias en las últimas décadas.
  Sinonimia
Echium bourgeanum, Echium perezii.

Distribución: Endemismo canario. Tenerife.
Ecosistemas: Retamar-codesar.
Altitud: Normalmente entre los 1.600-2.300 m s. n. m.