Flora canaria > Especies > Aloe vera

Aloe vera  (L.) Burm. f.
Familia ASPHODELACEAE
Pita sabila, Sabida, ZAbila, Penca savia, Aloe amarillo
 
  Descripción
Este áloe es conocido en algunas localidades de nuestras islas con el nombre de "penca savia", por la gran carnosidad de sus hojas espadiformes, dispuestas en rosetas basales que, por generación de rosetas secundarias, van formando grupos de notable densidad y tamaño. Dichas hojas, de color verde-azulado, son largas y estrechas, con dientes espinosos en los bordes y una aguda, aunque inerme, espina terminal.
Los tallos florales, que surgen de entre la roseta foliar, son gruesos, lisos, sin hojas y de hasta más de un metro de alto.
En su parte superior se ramifican en tres o cuatro brazos, que sostienen apretados ramilletes de flores tubulares que se abren sucesivamente empezando por la base. Cada flor, de color amarillo-verdoso y unos 3 cm de largo, se rasga por su punta en seis lóbulos profundos, permitiendo la salida de seis larguísimos pistilos. Los frutos son cápsulas de paredes inconsistentes, aunque los ejemplares cultivados raramente fructifican.
Ecología: Esta especie, de origen muy discutido, se ha asilvestrado en muchas partes del mundo, incluidas las Canarias, donde se introdujo desde antaño, no se sabe bien si con fines ornamentales o comerciales. Hoyes posible observar ejemplares asilvestrados en algunos lugares de la zona baja y de medianías.
Floración: Invierno y comienzos de la primavera.
Reproducción: Por semillas y por brotes basales.
Usos: Ornamental. En otros países se cultiva como planta industrial de cuya savia se obtiene el áloe o acíbar: masa sólida de color oscuro ampliamente utilizada por la industria farmacéutica internacional.
Propiedades medicinales: El acíbar posee importantes cualidades medicinales, especialmente destacadas en el tratamiento de enfermedades de la piel (psoriasis, quemaduras, etc.), aunque también se le atribuyen otras muchas virtudes: tónico, aperitivo, purgante, antiparasitario, estimulante de las contracciones preparto, etc. En algunas localidades de nuestro archipiélago se emplean cataplasmas de sus hojas machacadas para curar hematomas externos, y también para sanar empeines en los animales. Ciertas personas recomiendan para el asma una infusión de sus hojas descortezadas, a la que le añaden un poco de aguardiente.

Cardonal tabaibal, Bosques termófilos
10-700 m
Todas menos El Hierro
Introducida en Canarias





  Síguenos en Facebook