Flora canaria > Especies > Dracunculus canariensis

Dracunculus canariensis  Kunth
Familia ARACEAE
Taragontía, Taraguntía, Tacoruntía, Taracontilla
 
  Descripción
Hace mucho tiempo, cuando la miseria y el hambre eran comunes en muchos hogares canarios, los rizomas de las taragontías, parecidos a pequeños boniatos, sirvieron de alimento a nuestros antecesores, que lo llevaban a la mesa después de haberlos cocinado y tostado. Cuentan, incluso, que en la isla de El Hierro llegaron a comerse también sus semillas, después de rasparles la cáscara y cocerlas con abundante sal.
De ese tallo subterráneo, que se comían nuestros "tatarabuelos", resurge cada año un ramillete de grandes hojas -de hasta 40 cm de largo-, que parecen brotar directamente de la tierra. Su forma es inconfundible, pues al final de un larguísimo peciolo se forma una gran lámina palmeada, profundamente lobulada y de brillante e intenso color verde.
Las diminutas flores de las taragontías, de color amarillo pálido, se disponen en espiral sobre un largo y carnoso eje (espádice), que está rodeado por una hoja modificada que hace las veces de cáliz y corola (espata). Esta espata, de color crema, puede llegar a medir más de 50 cm de largo y, con el tiempo, se encarga de envolver apretadamente al racimo de pequeñas bayas rojo-anaranjadas que constituye el fruto de esta singular planta.
Ecología: La Taragontía es un raro endemismo de nuestro Archipiélago que prefiere habitar en zona de medianías, aunque también podemos encontrarlo en la Laurisilva, el Fayal-Brezal y hasta en el Pinar. Gusta de suelos algo húmedos, sombreado s y bien nutridos, pero tampoco desprecia los matorrales abiertos o los secos pastizales. Generalmente busca el amparo de árboles grandes y frondosos, creciendo casi siempre en pequeños grupos, aunque también es posible verlo solitario o formando densas colonias.
Floración: La floración se produce en primavera, madurando los frutos en verano.
Reproducción: Por semillas.
Propiedades medicinales: El zumo de su rizoma se ha empleado para combatir las caries y otras afecciones de la boca.
Usos: Se trata de una especie tóxica con componentes venenosos que desaparecen por cocción o secado, lo que ha permitido el uso culinario de esta planta. Cuando ya no fueron necesarios para el hombre, las batatas de las taragontías sirvieron para engordar a los cochinos.

Bosques termófilos, Laurisila, Fayal brezal, Pinar
150-800 m

Endemismo canario

El Hierro, La Palma, La Gomera, Tenerife, Gran Canaria, Fuerteventura



  Síguenos en Facebook