Flora canaria > Especies > Rhus coriaria

Rhus coriaria  L.
Familia ANACARDIACEAE
Zumaque, Somaquí
  Descripción
Arbusto caducifolio de hasta 3 m de alto, abundantemente ramificado y cubierto en todas sus partes de una corta y áspera vellosidad. Sus ramas son finas, leñosas y quebradizas, estando protegidas por una gruesa corteza de color marrón verdoso.
Sus grandes hojas, de color verde intenso y hasta 20 cm de largo, se hallan agrupadas en falsas rosetas terminales; son compuestas, con un número impar de foliolos (imparipinnadas), herbáceos, ovalados, alternos, finamente vellosos y toscamente dentados.
Las flores son muy pequeñas, unisexuales, a veces hermafroditas, las masculinas generalmente de mayor tamaño que las femeninas. Se agrupan en panículas terminales o subterminales: las masculinas laxas y de entre 15-25 cm de longitud, y las femeninas más densas y de entre 8-15 cm de largo. Presentan cinco sépalos verdosos, y cinco pétalos aterciopelados de color entre blanquecino y verdoso-amarillento. Los frutos son drupas comprimidas parecidas a un guisante, cortamente lanosas y de color purpúreo al madurar, que se agrupan en densos racimos terminales, levantados o semicolgantes. En su interior contienen unas cuantas semillitas duras de color grisáceo o pardusco.
Toda la planta desprende un característico olor a madreselva, especialmente acentuado en las horas del atardecer. Así mismo, todas las partes de la planta producen un jugo lechoso de carácter tóxico.


 
  Hábitat
Elemento típico del sur de Europa y norte de África que también se considera nativa del archipiélago canario, donde es parte habitual del matorral de la zona de medianías. Su presencia es relativamente frecuente en riscos, laderas rocosas, cultivos abandonados, bordes de caminos y carreteras, etc.
  Floración
Primavera y verano, produciéndose la fructificación durante los meses de otoño.
  Reproducción
Por semillas y esquejes. Sus frutos son comidos por pájaros, que colaboran de este modo a la dispersión de sus semillas.
  Usos
Esta planta se cultivó durante muchos siglos en los países mediterráneos, pues de sus hojas y corteza se obtenía un afamado curtiente empleado en el tratamiento de pieles y cueros, destinados posteriormente a la fabricación de guantes, zapatos y cinturones. Esta práctica también se realizó en Canarias desde el siglo XVI, donde se plantó en abundancia y dio lugar a una intensa actividad comercial entre nuestro archipiélago y la isla de Madeira, como aparece documentado en numerosos documentos notariales de la época. Esta actividad agrícola queda testificada por la abundante presencia de restos de estas plantaciones en algunas zonas de las islas, y la pervivencia de topónimos como El Zumacal o El Zumaquero.
También produce tintes muy apreciados y de distintos colores: amarillo la corteza de los tallos, rojo la corteza de la raíz, y marrón oscuro o negro las hojas y los frutos frescos. Suele emplearse molido y le proporciona al cuero un agradable olor a té, además de hacerlo resistente a la luz, debido en parte a las propiedades antioxidantes del ácido gálico que contienen sus frutos.
Los frutos maduros molidos se usaban en la época romana como sustituto del limón y el vinagre. Y en la actualidad forman parte de la cocina libanesa, iraquí, turca y de Oriente Medio, generalmente como condimento de pescados, ensaladas, en la carne o en el arroz. Además constituyen uno de los ingredientes principales de una mezcla de especias muy usada en esos países denominada zahtar, y de otra que en Egipto denominan dukkah.
Los frutos se pueden encurtir de manera similar a las alcaparras, para tomarlos como aperitivo. En el sureste de la Península Ibérica se utilizaban sus hojas como sustituto del tabaco. La decocción de sus hojas y tallos se usaba antiguamente para teñir el pelo de negro.


 
  Propiedades medicinales
Al cocimiento de sus hojas y frutos se le atribuyen propiedades astringentes y febrífugas, aunque debe administrarse con precaución, pues esta planta contiene algunos elementos tóxicos para el organismo humano.
  Distribución
Sur de Europa, norte de África, Madeira, Azores, Canarias.
  Notas
Debe evitarse el contacto con sus hojas, pues producen un aceite llamado urushiol que genera una reacción alérgica en la piel que produce un sarpullido que se manifiesta entre 24 a 48 horas después del contacto.
  Etimología
Su nombre genérico (Rhus) parece derivar del griego rhou (savia), en alusión al color de la savia de una de las especies del género. El específico (Coriaria) proviene del latín coriarius (curtidor), haciendo referencia a sus reconocidas propiedades curtientes.
  Sinonimia
Rhus sumac, Toxicodendron coriaria, Rhus amoena.

Distribución: Nativa. El Hierro, La Palma, La Gomera, Tenerife, Gran Canaria.
Ecosistemas: Cardonal-tabaibal, Bosques termófilos.
Altitud: Normalmente entre los 200-800 m s. n. m.