Flora de las Islas Canarias
  1. Cactus

Flora canaria > Adenium obesum

Adenium obesum  (Forssk.) Roem. & Schult.
Familia CACTACEAE

Rosa del desierto


En su estado natural es un arbusto o pequeño árbol que alcanza de uno a tres metros de altura, aunque como planta ornamental se comercializa en forma de pequeño arbusto en maceta, ramificada y compacta, con aspecto de planta muy exótica y con bellas flores.
Una de las atractivas características de esta planta es el caudex, engrosamiento de la base de su tronco y que funciona como almacenador de agua.
Ornamentalmente, esta peculiar tendencia de engrosar su tallo principal, le da un cierto aspecto de bonsái. Por otra parte, esta condición le sirve para realizar reservas de agua por lo que puede resistir muy bien los períodos de sequía.
Las hojas están dispuestas en espiral, son simples, enteras y ovaladas con una apreciable textura coriácea que miden de 5 a 15 centímetros de longitud y con un ancho de 4 a 8 centímetros, según el estado de desarrollo de la planta. Son semipersistentes ya que se suelen caer en períodos de sequía como medida de defensa ante esta circunstancia. En esos momentos se dice que la planta se encuentra en reposo vegetativo.
Si se producen cortes en sus ramas u hojas suele segregar una sustancia de aspecto lechoso que puede ser irritante para la piel.
Las flores son tubulares con una longitud de 2 a 5 centímetros. Estas poseen cinco pétalos que en su conjunto le dan un tamaño de entre 4 a 6 centímetros de diámetro, semejante a los géneros Plumeria y Nerium. Son de color rosa claro con un borde más oscuro y florecen principalmente en verano, aunque como planta en maceta puede mantener períodos de floración mucho más largos.
Sus semillas se pueden utilizar para su reproducción sembrándolas durante los meses de primavera y verano.



Endemismo canario, relativamente frecuente en los dominios de la Laurisilva y del Fayal-brezal. Normalmente se vale de la estructura de los grandes árboles de este tipo de bosques para enredarse en ellos, aprovechando al tiempo las buenas cualidades del suelo sobre el que éstos se asientan.

Otras veces, sin embargo, crece al pie de pequeños arbustos de las áreas más pobres y soleadas, o sobre riscos y taludes, formando densos tapices de hasta varios metros cuadrados de extensión.

Primavera y verano.
Por semillas, esquejes y brotes subterráneos.Se puede emplear como ornamental en lugares frescos de las medianías. Es de rápido crecimiento y admite diferentes tipos de suelo, aunque los prefiere ricos, profundos y bien drenados.
Se debe regar moderadamente y situar en una exposición soleada, siendo lo más aconsejable para su desarrollo y lucimiento el plantarla junto a un tronco seco, donde pueda enredarse a gusto.
De todos modos, esta práctica debe realizarse teniendo un absoluto respeto a sus poblaciones naturales.


Desconocidas.Islas Canarias.De ser más abundante, su presencia constituiría un serio peligro para el resto de la vegetación del Monteverde, pues esta enredadera forma un tupido manto con su follaje, que llega a envolver por completo las copas de los árboles y arbustos que le sirven de soporte, dificultando su crecimiento al comprimir sus ramas y cubrir sus hojas, llegando en muchas ocasiones a provocarles la muerte por falta de luz y de aire.


Texto y fotos: J. Alfredo Pérez Martín

MÁS CACTUS