Flora canaria > Especies > Viola cheiranthifolia


Viola cheiranthifolia  Humb. & Bonpl.
Familia VIOLACEAE
Violeta del Teide, Violeta del Pico
Descripción: Herbácea perenne, rizomatosa, de porte rastrero y entre 5-25 cm de alto, con largas y fuertes raíces, y ramificación abundante.
Sus pequeñas hojas, de color verde oscuro y recubiertas en su totalidad de una suave pubescencia, son simples, alternas, de ovadas a espatuladas, y con los bordes enteros o ligeramente dentados.
Sus preciosas flores, de unos 2 cm de largo y parecidas a las del pensamiento, crecen solitarias, sostenidas por cortos, delgados y erectos pedúnculos, sobresaliendo ligeramente del follaje de la planta. Presentan un cáliz de 5 sépalos y una delicada corola de 5 pétalos, el inferior cortamente espolonado, de color variable entre el malva pálido y el violeta intenso, con manchas amarillas o blancas en su base. Los frutos son gruesas cápsulas trivalvadas que contienen en su interior numerosas semillitas ovoideas de color negruzco.
Las partes visibles de la planta desaparecen después de la fructificación, resurgiendo de nuevo al comenzar la primavera.
Hábitat: Endemismo canario exclusivo de las zonas más altas del Parque Nacional de Las Cañadas del Teide, en Tenerife. Sus poblaciones se localizan entre los campos de piedra pómez y laderas rocosas de El Teide, Pico Viejo, Montaña Blanca, etc., llegando a subir hasta altitudes en que las condiciones ambientales únicamente son soportadas por musgos y líquenes. En algunas zonas forma comunidad propia junto a otro raro endemismo canario: Silene nocteolens.
Floración: Finales de primavera y principios de verano. La gran fortaleza de su parte subterránea le permite resistir bajo la nieve y las piedras hasta que llega el momento adecuado para florecer.
Reproducción: Por semillas, que sólo germinan si atraviesan un largo periodo de reposo invernal.
Usos: Su cultivo en hábitats diferentes al suyo es casi imposible, por lo que resulta inútil, además de ilegal, la recolección de sus semillas o el arranque de las plantitas con fines ornamentales.


Propiedades medicinales: Desconocidas
Distribución: Canarias.
Notas: La violeta del Teide es una de las especies más famosas de la flora canaria, no solo por su belleza, sino también por su alto valor científico y ecológico, pues se trata de la planta con flores (espermatofitas) que vive a mayor altitud de toda España.
Fue descubierta en 1724 por el naturalista L. Feuillée, cuando estuvo en Tenerife para medir la altura del Teide. Pero su primera descripción científica ocurrió mucho más tarde, cuando Humboldt y su compañero Bonpland (botánico francés que lo acompañaba en su viaje a Sudamérica) la "redescubrieron" durante su ascensión al Pico del Teide en el año 1799.
Sus poblaciones se hallan amenazadas por la presencia en sus áreas de distribución de muflones (una especie de carnero salvaje introducido en Tenerife en el año 1970), que se comen los brotes tiernos, y, aún más, por la desmesurada cantidad de turistas que anualmente visitan El Teide, degradando su hábitat.
Actualmente se ha procedido al vallado de algunas poblaciones para protegerlas, al igual que se ha hecho con otros endemismos amenazados del espectacular Parque Nacional de Las Cañadas del Teide.
Sinonimia: Viola teydea, Viola decumbens, Mnemion cheiranthifolium.
Etimología: Su nombre genérico (Viola) proviene del latín viola (violeta) aplicado por el color característico de las flores de este género. El específico (Cheiranthifolia) hace alusión al cierto parecido de sus hojas con las del género Cheiranthus.

Distribución: Endemismo canario. Tenerife.
Ecosistemas: Retamar-codesar.
Altitud: Normalmente entre los 2.300-3.600 m s. n. m.