Flora canaria > Especies > Viburnum rigidum


Viburnum rigidum  Vent.
Familia SAMBUCACEAE
Follao, Afollao, Follado
  Descripción
Arbusto perenne, siempreverde, de 2-3 m de alto, aunque ocasionalmente puede llegar a medir hasta más de 5 metros. Tiene un tronco erecto, no muy grueso, poco ramificado, formándose a su término una amplia copa aparasolada. Las ramitas son finas, erectas y flexibles, estando revestidas de una corteza de color pardo claro marcada por lenticelas transversalmente alargadas.
Las hojas, de 10-20 cm de longitud y hasta 10 cm de ancho, son simples, opuestas, pecioladas, de aovadas a elípticas, enteras, algo coriáceas, puntiagudas en el ápice, enteras en el margen, ocasionalmente algo onduladas, vellosas en ambas caras y ásperas al tacto; su color va del verde pálido al verde oscuro, aunque cuando son jóvenes se tiñen de bellas tonalidades rojizas.
Sus numerosas y pequeñísimas flores, de apenas 0,5 mm de diámetro y color blanco o rosa pálido, se agrupan en grandes inflorescencias umbeliformes terminales de hasta 10-15 cm de diámetro. Cada flor está formada por un minúsculo cáliz tubiforme, y una corola con los pétalos soldados en un tubo, que se abre y aplana en cinco o seis lóbulos redondeados por su parte superior. Los frutos son drupas ovaladas y algo rugosas de unos 6 mm de largo, parecidas a pequeñas aceitunas, que retienen los cinco dientes del cáliz formando una especie de coronilla; presentan una brillante coloración metalizada, que va del verde rojizo al principio, al violáceo más tarde y, finalmente, a un negro profundo.
  Hábitat
Endemismo canario, frecuente y hasta abundante en zonas de matorral adyacente a la Laurisilva y el Fayal-brezal, adentrándose ocasionalmente en zonas de Bosques termófilos y Pinar-mixto. Prefiere lugares húmedos, algo sombríos, con suelos fértiles y profundos, por lo que es habitual en cauces de barrancos y cercanías de fuentes o minaderos. Su presencia suele ser indicadora de la distribución original de la Laurisilva.
  Floración
Su abundante y muy vistosa floración se produce durante la primavera, aunque en función de la situación ecológica de cada ejemplar puede prolongarse hasta mediados de otoño. Su blanco colorido destaca claramente entre los tonos verdes del bosque, delatando rápidamente su presencia.
  Reproducción
Por semillas y esquejes.
  Usos
Sus ramas, rectas, duras y muy flexibles han sido ampliamente utilizadas desde antaño en la realización de labores de artesanía: cestos de mano, cestos de carga, cestas lavanderas, espuertas, angarillas, etc.; el entramado de estas labores se hacía con finas láminas extraídas de las ramas, y el cosido con tiras de su flexible corteza, que, a veces, se teñían de azul o de verde para darle una pincelada de color a las piezas.
De los troncos más rectos se obtienen excelentes varas para el juego del palo y bastones para senderismo, firmes a la vez que flexibles.
Se puede emplear como especie ornamental en jardines de medianías, especialmente por su atractivo porte, abundante follaje y llamativa floración. Su cultivo es fácil, pues requiere pocos cuidados, aunque debe ser regado abundantemente en los meses más secos.
Ocasionalmente se emplean las ramas tiernas como forraje para cabras y conejos.
  Propiedades medicinales
El cocimiento de sus hojas y frutos se empleaba antiguamente como purgante, para bajar la fiebre y como diurético suave. La infusión de la corteza, o la misma reducida a polvo y en forma de cataplasma, tiene propiedades analgésicas y antiespasmódicas, habiéndose usado para tratar calambres, inflamaciones de oídos y dolores reumáticos.
  Distribución
Islas Canarias.
  Notas
Atraídos por sus semillas metalizadas, que se asemejan a pequeños escarabajos, los mirlos se comen habitualmente los frutos de los follaos, para luego repartir con sus deyecciones las indigeribles semillas por todo el monte, colaborando de este eficaz modo a la propagación de esta especie.
  Etimología
Su nombre genérico (Viburnum) procede del latín, siendo la palabra con la que denominaban a una especie de este género: Viburnun lantana. El específico (Rigidum) procede del latín rigidus (rígido, tieso), probablemente haciendo referencia a la dura consistencia de sus hojas.
  Sinonimia
Viburnum tinus, Viburnum rugosum.

Distribución: Endemismo canario. Tenerife, La Palma, La Gomera, El Hierro, Gran Canaria.
Ecosistemas: Bosques termófilos, Laurisilva, Fayal-brezal, Pinar.
Altitud: Normalmente entre los 300-1.200 m s. n. m.