Flora canaria > Especies > Rhamnus crenulata


Rhamnus crenulata  Aiton
Familia RHAMNACEAE
Espinero, Espino negro, Leña negra, Árbol negro
Descripción: Arbusto nanofanerófito de entre 1-3 m de alto, porte achaparrado, y ramificación abundante y enmarañada, con tallos leñosos y quebradizos recubiertos de una gruesa corteza de color grisáceo, sobre los que se desarrollan ramitas finas, endurecidas y afiladas, que a primera vista se confunden con espinas. Las ramas más viejas pardo-cenicientas, finamente estriadas, glabras; las más jóvenes gráciles, pardo-rojizas, finamente pubescentes; las floríferas escamosas.
Presenta hojas de color verde intenso en la haz y algo más pálidas por el envés, perennes, o caducas en verano, de entre 2-5 cm de largo, claramente esparcidas en las ramas vegetativas y muy aproximadas en los brotes floríferos. Simples, alternas, cortamente pecioladas, de estrechamente oblanceoladas a obovadas, crenadas en sus bordes y con una bella reticulación, especialmente apreciable en el envés. Pecíolo de 3 a 5 veces menor longitud que el limbo, canaliculado y rojizo por encima. Estípulas rojizas, muy pequeñas, estrechamente lanceoladas.
Sus minúsculas flores, de color verdoso amarillento, se aglomeran en inflorescencias axilares, poco densas pero muy abundantes. Normalmente hermafroditas y tetrameras, con cáliz glabro, algo carnoso, dentado, y corola diminuta, con 4-5 pétalos pardos, insertos en el ápice del tubo. Los frutos son pequeñas drupas esféricas, al principio verdes y más tarde rojizo amarillentas, y tan numerosas que en la fructificación recubren prácticamente todas las ramitas. Contienen 3-4 semillas ovoides de 5-8 mm, verdosas o matizadas de rojo, glabros.
Hábitat: Endemismo canario frecuente en riscos y laderas del dominio potencial de los Bosques termófilos, generalmente asociado a granadillos (Hypericum canariense), asaigos (Rubia fruticosa), cornicales (Periploca laevigata), o jazmín silvestre (Jasminum odoratissimum), etc., constituyendo uno de los elementos típicos de esta formación boscosa.
Frecuente en Tenerife y La Palma. Mucho más escaso o apenas presente en las otras islas. En Fuerteventura sólo se ha citado para el Pico de la Zarza. A finales del pasado siglo se confirmó su presencia en Gran Canaria, donde se consideraba extinto, y en Lanzarote, donde se pensaba no existía.
Floración: Su periodo de floración es bastante amplio, desde principios de invierno hasta avanzada la primavera. Los frutos maduran a lo largo del verano.
Reproducción: Por semillas.
Usos: Los frutos contienen elementos que tiñen de amarillo, pudiendo utilizarse en procesos artesanales de tintura natural.
Hoy en día, es una especie con cierto valor ecológico, ya que es una de las primeras en asentarse en territorios degradados propios de Bosques termófilos, siendo adecuada para la recuperación de áreas degradas de este tipo de vegetación.


Propiedades medicinales: El cocimiento de sus frutos se empleaba antiguamente como un enérgico purgante.
Distribución: Canarias.
Etimología: Su nombre genérico (Rhamnus) proviene del griego rhamnos, que era el nombre que se daba a ciertos arbustos espinosos. El específico (Crenulata) proviene del latín crenula, haciendo referencia al característico filo festoneado de sus hojas.
Sinonimia: Rhamnus crenatus.

Distribución: Endemismo canario. Tenerife, La Palma, La Gomera, El Hierro, Gran Canaria, Lanzarote, Fuerteventura.
Ecosistemas: Cardonal-tabaibal, Bosques termófilos.
Altitud: Normalmente entre los 200-600 m s. n. m.