Flora canaria > Especies > Pleiomeris canariensis


Pleiomeris canariensis  (Willd.) A. DC.
Familia MYRSINACEAE
Delfino, Coderno, Marmulano, Sacatero, Saquitero
Descripción: Arbusto o arbolito de unos 3-5 m de alto, aunque algunos ejemplares sobresalientes pueden llegar hasta los 15 metros. Crece solitario, o, más frecuentemente, rodeado de abundantes brotes basales, formando pequeños rodales que le dan aspecto de matorral denso.
Tiene un tronco corto, grisáceo, casi negro, y ramas delgadas, erectas, quebradizas, recubiertas de una corteza muy lisa de color verde y punteada por pequeñas lenticelas.
Sus hojas, las más grandes de los árboles de la Laurisilva canaria, de hasta 25 cm de largo y 10 cm de ancho, se agrupan en falsas rosetas situadas en la porción terminal de las ramas. Son simples, alternas, gruesa y muy cortamente pecioladas, de lanceoladas a oblanceoladas, algo coriáceas y de color verde brillante, con un grueso nervio central.
Como es propio de las especies caulifloras, sus diminutas y olorosas flores crecen directamente sobre las ramitas, formando pequeños grupos y sostenidas por un corto y grueso pedúnculo. Cada una presenta un cáliz de cinco sépalos unidos por la base, y una corola de cinco pétalos de color blanco verdoso, igualmente unidos por la base, formando un pequeño tubo campaniforme. Los frutos, más o menos globosos y del tamaño aproximado de un guisante, son bayas poco carnosas y de bella coloración, que va del rosa pálido al rojo purpúreo; en su interior contienen una sola y dura semilla de color rosáceo.
Hábitat: El Delfino es un raro endemismo canario que en otros tiempos habitaba en casi todos los bosques húmedos de las islas centrales y occidentales, pero actualmente sus poblaciones son muy escasas y su supervivencia en estado silvestre corre un serio peligro. Su mejor desarrollo lo alcanza en laderas rocosas de la vertiente norte, en zonas de Monteverde, aunque es posible encontrarlo en cotas más bajas ligadas a los Bosques Termófilos si las condiciones climatológicas son favorables.
En Tenerife se localiza exclusivamente en las medianías, desde Anaga a Teno. En Gran Canaria está relegada a escasas localidades norteñas, en zonas escarpadas dentro del dominio potencial del Monteverde. Las citas de su presencia en La Palma y La Gomera no se han podido confirmar en la actualidad, pudiendo ser que se hubiese extinguido o que se tratara de confusiones con especies parecidas, como el Marmolán (Sideroxylon canariensis)) o el Aderno (Heberdenia excelsa).
Floración: Florece en primavera y fructifica en verano, aunque estos periodos son muy flexibles, y también es frecuente observar ejemplares con flores y frutos al mismo tiempo.
Reproducción: Por semillas y por renuevos basales, que dan lugar a grupos de individuos clónicos. Sus semillas son dispersadas por aves, tras ingerir sus llamativos frutos.
Usos: El delfino es uno de los árboles más curiosos, hermosos y desconocidos de nuestros bosques. Posee un gran valor decorativo, y su cultivo en huertos y jardines ayudaría en gran medida a evitar su definitivo exterminio, aunque tal práctica debe estar sujeta a un férreo control de sus poblaciones naturales para que no sean expoliadas.


Propiedades medicinales: Desconocidas.
Distribución: Canarias.
Notas: Es el árbol con las hojas más grandes, y seguramente las más bellas, de todos los que crecen en nuestra Laurisilva. Ello, unido a sus característicos racimos de frutos creciendo directamente sobre los tallos de las ramas jóvenes, lo hacen muy fácilmente identificable, eso sí, cuando por ventura se le encuentra, pues cada vez resulta más escasa y recóndita su presencia.
Esta especie se diferencia de su congénere el aderno (Heberdenia excelsa) sobre todo por el mayor tamaño y más marcada nervadura de sus hojas, así como por la casi ausencia de rabillo en sus flores, tamaño y coloración de sus frutos.
Etimología: Su nombre genérico (Pleiomeris) no tiene un origen bien definido: según algunos autores podría derivar del griego pleios, que significa "lleno o varios" y meris, que significa "parte o porción". El específico (Canariensis) alude a su localización exclusiva en el archipiélago canario.
Sinonimia: Scleroxylon canariense, Myrsine canariensis.

Distribución: Endemismo canario. Tenerife, Gran Canaria, La Palma, La Gomera.
Ecosistemas: Bosques termófilos, Laurisilva.
Altitud: Normalmente entre los 200-900 m s. n. m.