Flora canaria > Especies > Hypericum grandifolium


Hypericum grandifolium  Choisy
Familia HYPERICACEAE
Granadillo, Malfurada, Maljurada, Maljurado, Malforada, Mejorana, Corazoncillo
Descripción: Arbusto de 1-2 m de alto, abundantemente ramificado y de porte más o menos globoso, con tallos erectos o algo colgantes, finos, leñosos, quebradizos y recubiertos de una fina y lisa corteza de color marrón oscuro.
Sus hojas, de unos 4-7 cm de largo, son simples, opuestas en cruz (decusadas), sésiles, más o menos ovaladas, enteras en sus bordes y de color verde pálido, aunque las hojas nuevas presentan bellos y llamativos matices rojizos.
Sus grandes y vistosas flores, de color amarillo dorado, se agrupan en inflorescencias terminales poco densas, con entre 2-4 flores cada una. Cada flor, de unos 3-5 cm de diámetro, presenta 5 sépalos libres, 5 pétalos lanceolados y numerosos estambres que forman una espléndida corona en torno a un pistilo hiperdesarrollado, que ya en sus inicios se conforma como el rudimento del fruto. Al madurar producen frutos capsulares ovalados, duros y de color pardo rojizo, que contienen una gran cantidad de pequeñísimas semillas.
Hábitat: Esta bonita especie es endémica de Canarias y Madeira. En nuestro archipiélago resulta común y hasta abundante en lugares algo húmedos, pero soleados, de la Laurisilva, los Bosques termófilos y el Pinar, en las islas centrales y occidentales, mientras que en Lanzarote y Fuerteventura sólo aparece en riscos sombreados.
Floración: Primavera y verano.
Reproducción: Por semillas.
Usos: Se puede utilizar como especie ornamental por su bonito follaje y sus vistosas inflorescencias. Su cultivo es fácil y se adapta bien a casi todo tipo de suelos, siendo apropiada para muchos tipos de jardines.
El granadillo era una de las plantas utilizadas en el proceso de momificación de cadáveres que realizaban los guanches, tal como aparece en los textos de Núñez de la Peña, uno de los historiadores clásicos más destacados de las Islas Canarias, que en una de sus obras escribe: "…para mirlarlos (embalsamarlos), hacían un lavatorio de hojas de granadillo, y de muchas hierbas y flores, y con él lavaban el cadáver, y después con unas confecciones, que hacían de manteca de ganado y de cáscara de pino, polvos de brezo, y tosca, y de zumos de hierbas, le llenaban el vientre".


Propiedades medicinales: A la infusión de sus hojas, flores y frutos tiernos se le atribuyen algunas virtudes curativas. De modo interno, calma los nervios, rebaja el nivel del colesterol en la sangre y ayuda a la expectoración. Sus flores, maceradas con aceite de oliva o germen de trigo, se pueden usar para mejorar la cicatrización de heridas y quemaduras, incluso para venas varicosas y hemorroides.
Sus propiedades ya fueron citadas por el gran naturalista canario José de Viera y Clavijo en su obra Historia Natural de las Islas Canarias: "El granadillo es planta reputada por resolutiva, vulneraria, diurética, vermífuga, antihistérica y propia para los afectos maníacos, por lo que algunos le han dado del epíteto de fuga demonun o espantademonios".
Diversos estudios farmacológicos y fitoquímicos han demostrado la presencia de flavonoides y otros elementos derivados de benzofenona, que confirmarían los efectos antidepresivos atribuidos desde antaño a esta planta.
Distribución: Canarias, Madeira.
Notas: Se diferencia claramente del resto de especies de su género en Canarias porque carece de glándulas en los bordes de hojas y sépalos.
Etimología: Su nombre genérico (Hypericum) parece derivar del griego hyperikon, que querría decir algo así como brezo bajo o pequeño brezo. El específico (Grandifolium) procede del latín grandis (grande) y folius (follaje), aludiendo al mayor tamaño de sus hojas, en comparación con la de otras especies de su género.
Sinonimia: Hypericum grandiflorum, Hypericum inodorum, Hypericum elatum, Androsaeum webianum, Androsaeum grandifolium.

Distribución: Endemismo macaronésico. Tenerife, La Palma, La Gomera, El Hierro, Gran Canaria, Lanzarote, Fuerteventura.
Ecosistemas: Bosques termófilos, Laurisilva, Fayal-brezal, Pinar.
Altitud: Normalmente entre los 200-1.600 m s. n. m.