Flora canaria > Especies > Euphorbia lambii


Euphorbia lambii  Svent.
Familia EUPHORBIACEAE
Tabaiba amarilla, Tabaiba gomera
Descripción: Arbusto perenne de 1,5-2 m de alto, firmemente sujeto al terreno por largas y fuertes raíces, de porte achaparrado o semigloboso, formando una amplia y bella copa que parte de un tronco recto y leñoso, sin ramificar en la base, y ramificado dicotómicamente en la parte superior.
Las ramas más viejas son gruesas, semileñosas y revestidas de una agrietada corteza de color grisáceo, mientras que las más jóvenes son lisas, carnosas y de color verdoso amarillento, estando punteadas por las cicatrices que dejan las hojas muertas.
Las hojas, de hasta 6 cm de largo y color verde azulado, son simples, alternas, pecioladas, estrechamente lanceoladas, lisas y enteras; crecen agrupadas en grandes rosetas terminales, volviéndose amarillentas y caedizas al comenzar el periodo de floración.
Sus pequeñas flores, de color amarillo verdoso y con grandes brácteas de 1-2 cm de largo, que se fusionan hasta dos terceras partes de su longitud, se disponen en una estructura especial en forma de copa denominada ciatio, agrupados, a su vez, en inflorescencias umbeliformes terminales largamente pedunculadas. Los frutos son cápsulas globosas de color marrón, divididas interiormente en tres valvas (tricoca), cada una de las cuales contiene una sola semilla, cónico-ovoidea de unos 3-4 mm de diámetro, dura, lisa y brillante.
Toda la planta contiene abundante látex, blanquecino, pegajoso y muy cáustico.
Ecología: Endemismo canario cuyos escasos ejemplares se localizan en unos pocos lugares del centro y noroeste de la isla de La Gomera, normalmente en riscos y laderas inclinadas de zonas marginales de la Laurisilva, en el área de contacto con la parte superior de los Bosques termófilos: Chorros de Epina, Lomo del Carretón, Benchijigua, etc.
A veces resulta algo difícil diferenciarla de Euphorbia lamarckii, pues, según las condiciones ecológicas de cada ejemplar, las características morfológicas de esta última especie pueden variar notablemente, además de tener en consideración los posibles híbridos que se hayan podido producir entre ellas.
Floración: Finales de invierno y primavera, fructificando a lo largo del verano.
Reproducción: Por semillas y esquejes semileñosos.
Usos: Se emplea ocasionalmente como planta ornamental, por su vistosidad y rápido crecimiento, aunque esta práctica debe restringirse a sus áreas de distribución natural debido al riesgo de contaminación genética que supone el ponerla en contacto con otras especies del mismo género, además de tener un riguroso respeto a sus poblaciones naturales.


Propiedades medicinales: Desconocidas, aunque es posible que su látex, al igual que el de casi todas las tabaibas canarias, haya sido utilizado para quemar verrugas y eczemas.
Distribución: Canarias.
Notas: Debe tenerse mucha precaución con su irritante látex, que produce fácilmente quemaduras en la piel. En caso de contacto accidental, se debe lavar la zona afectada con agua, o limpiarla con el jugo de alguna planta carnosa, como las del género Aeonium, que suelen abundar en su hábitat.
Etimología: Su nombre genérico (Euphorbia) está dedicado a Euphorbus, renombrado médico del rey Juba II de Mauritania, que reinó en el norte de África en el siglo I, y envió una exploración a las Islas Canarias de la que se tiene conocimiento a través de los escritos de Plinio el Viejo. El específico (Lambii) está dedicado a Edgar Lamb naturalista y botánico inglés del siglo XX, autor de numerosas obras dedicadas al estudio de los cactus y las plantas suculentas.

Distribución: Endemismo canario. La Gomera.
Ecosistemas: Bosques termófilos, Laurisilva, Fayal-brezal.
Altitud: Normalmente entre los 500-1.000 m s. n. m.