Flora canaria > Especies > Umbilicus gaditanus


Umbilicus gaditanus  Boiss.
Familia CRASSULACEAE
Paragüitas, Sombrerillo, Sombrerito de bruja, Ombligo de Venus, Papa, Chislate
  Descripción
Especie vivaz de pequeño tamaño, cuya parte aérea surge anualmente a partir de un rizoma engrosado, casi esférico, que se asemeja a un bulbo.
En invierno, este rizoma produce un largo tallo de 10-20 cm de alto, carnoso, liso, de color verde brillante, enrojecido en situaciones muy soleadas, rara vez ramificado, y en cuya base se desarrolla un ramillete de inconfundibles hojas, que recuerdan a un embudo o una artesa (peltadas), pues la haz se hunde en su parte central, justo allí donde se inserta su largo peciolo. Estas hojas, de 4-10 cm de diámetro, son simples, carnosas, orbiculares, onduladas y crenadas en sus bordes, lisas, brillantes y de color verde intenso, con tonalidades rojizas si están expuestas a un alto grado de insolación. Las hojas del tallo (caulinares), de 1-2 cm de longitud, son simples, carnosas, de lineares a arriñonadas, lisas, brillantes y de color verde intenso.
Sus numerosas flores, de color verdoso y alrededor de 1 cm de largo, se disponen en posición horizontal, o muy poco inclinadas hacia abajo, sobre largos tallos floríferos, finos, erectos y de hasta más de 30 cm de longitud. Son pentámeras, con un cáliz de sépalos agudos, soldados en su base, una corola de 5-7 mm, tubular, poco o nada estrechada en la garganta, con cinco estrías longitudinales y rematada en cinco lóbulos de 1-2 mm, más largos que estrechos, y diez estambres soldados el tubo de la corola. Al fructificar producen una gran cantidad de diminutas semillas ovoides de color marrón.
  Hábitat
Planta rupícola muy común en grietas de muros y paredes situados en zonas frescas y algo sombrías, desde el sublitoral hasta la Laurisilva y el margen inferior del Pinar. Su ciclo biológico está muy ligado a la humedad, siendo muy abundante en años lluviosos y escasa cuando los inviernos son secos.
  Floración
Invierno y primavera.
  Reproducción
Por semillas y por retoños de sus bulbos.
  Usos
Puede usarse como especie ornamental, muy adecuada para jardines de rocalla situados en la zona de medianías. Apenas requiere cuidados y combina perfectamente con muchas especies de los géneros Aeonium (bejeques, veroles...), Aichryson (hierba colgante, estrella dorada...) y Monanthes (pelotillas).
Es comestible, siendo sus hojas ricas en vitamina C, minerales y mucílago. Cuando están tiernas tiene un sabor suave, y se pueden consumir en ensaladas. Cuando están maduras pueden ser preparadas también en vinagre, como los pepinillos.


  Propiedades medicinales
Al zumo extraído de sus hojas y tallos se le atribuyen numerosas virtudes curativas, especialmente diuréticas, refrescantes, emolientes, vulnerarias y calmantes. Interiormente se empleaba para combatir la retención de líquidos, la hidropesía y la inflamación hepática. Exteriormente, se usaban cataplasmas de sus hojas machacadas para sanar heridas, cortes, sabañones, llagas, hemorroides, eczemas, quemaduras, forúnculos, granos y verrugas, así como para aliviar el escozor producido por las almorranas.
  Distribución
Mediterráneo, norte de África, Canarias.
  Notas
Notas: La muy parecida Umbilicus heylandianus, presente en las islas de La Palma y Gran Canaria, se diferencia por su mayor tamaño, hojas arriñonadas o cuneiformes, corola amarillenta nítidamente estrangulada en la garganta y presencia de sólo 5 estambres.
  Etimología
Su nombre genérico (Umbilicus) proviene del latín umbilicus, aludiendo al modo central de inserción del peciolo en la hoja y al hundimiento de la haz que se produce en tal punto, generando una especie de ombligo. El específico (Gaditanus) es una referencia geográfica que hace referencia a la provincia de Cádiz, una de sus localizaciones clásicas.
  Sinonimia
Umbilicus rupestris, Umbilicus horizontalis, Umbilicus pendulinus, Cotyledon gaditanus, Cotyledon gaditana.

Distribución: Nativa. Tenerife, La Palma, La Gomera, El Hierro, Gran Canaria, Lanzarote, Fuerteventura.
Ecosistemas: Cardonal-tabaibal, Bosques termófilos, Laurisilva.
Altitud: Normalmente entre los 300-800 m s. n. m.