Flora canaria > Especies > Cistus osbeckiifolius


Cistus osbeckiifolius  Webb & Christ
Familia CISTACEAE
Jara de las Cañadas
Descripción: Arbusto de hasta 1 m de alto, de porte más o menos globoso y abundantemente ramificado casi desde su base, con ramas finas, leñosas y quebradizas, recubiertas en sus partes más viejas de una agrietada corteza de color pardusco.
Sus menudas hojitas, de textura rugosa y color verde pálido, son simples, opuestas, apenas pecioladas, de lanceoladas a elípticas, cortamente ciliadas en sus bordes y recubiertas en ambas caras de una densa y pegajosa vellosidad plateada.
Sus llamativas y frágiles flores se desarrollan en grupitos más o menos densos situados en los extremos de las ramas. Presentan una bella corola de color rosa intenso y unos 5 cm de diámetro, formada por 5 pétalos de textura apapelada, en cuyo centro se dispone una densa corona de finísimos estambres amarillos y un destacado pistilo con estigma capitado. Los frutos son cápsulas más o menos globosas y muy vellosas, verde rojizas al principio y de color marrón oscuro al madurar, momento en que se abren por su parte superior en varias valvas, rígidas y puntiagudas; en su interior contienen una gran cantidad de pequeñísimas semillas negras.
Toda la planta desprende un tenue y agradable aroma.
Hábitat: Endemismo canario, típico y exclusivo de la alta montaña de la isla de Tenerife, alrededor de la cota de los 2.000 metros, donde sobreviven sus escasos ejemplares, siendo sus lugares más comunes La Fortaleza, el Topo de la Grieta y Las Cañadas.
A pesar de sus limitadas poblaciones y su reducida área de distribución, se distinguen dos subespecies de esta planta: la ssp. osbeckiifolius y la ssp. tomentosus, que se diferencia de la típica por ser más alta, tener las hojas más amplias, mayor cantidad de flores, cápsulas más cónicas, menos vellosidad y pelos simples no glandulares. La principal población de esta subespecie se localiza en la parte superior del valle del Tágara, situado en las cumbres del municipio de Guía de Isora, a unos 3 km de distancia de la población más cercana de la subespecie osbeckiifolius.
Floración: Entre los meses de mayo y julio.
Reproducción: Por semillas.
Usos: Es muy probable que, en tiempos pasados, formara parte de la dieta de los rebaños de cabras que pastoreaban en sus áreas de distribución natural, lo que pudo contribuir a su actual estado de escasez.


Propiedades medicinales: Desconocidas.
Distribución: Canarias.
Notas: Esta especie ve afectadas sus poblaciones por diversos factores que dificultan su expansión y hasta su conservación, como el ramoneo que sufren por parte de conejos y cabras silvestres, o su cercanía a senderos transitables donde algunos caminantes desaprensivos pisotean o recolectan sus ejemplares.
Etimología: Su nombre genérico (Cistus) deriva del griego kisthos (cesta, caja) al parecer aludiendo a la forma de sus frutos. El específico (Osbeckiifolius) procede de la unión de Osbeckia, nombre de un género de plantas no presente en Canarias, y del epíteto latino folius (follaje), aludiendo al parecido de las hojas de esta jara con las de ese género.

Distribución: Endemismo canario. Tenerife.
Ecosistemas: Retamar-codesar.
Altitud: Normalmente entre los 1.400-2.200 m s. n. m.