Flora canaria > Especies > Woodwardia radicans

Woodwardia radicans  (L.) Sm.
Familia BLECHNACEAE
Píjara, Pirgua, Penco labrado, Helecho de monte
  Descripción
Esta especie representa a los helechos de mayor tamaño de cuantos habitan en el archipiélago canario. Sus frondes, arqueadas o colgantes y de hasta 2,5 m de largo, surgen de un grueso rizoma densamente cubierto de escamas lanceoladas (páleas) de color pardo ferruginoso. Al principio surgen como pequeñas espirales muy escamosas que poco a poco se van desenrollando en torno a sí mismas, aunque tan tiernas y flexibles que su extremidad cuelga como si estuviese empapada en agua; más tarde se vuelven duras y lustrosas, tomando un color verde oscuro, tanto más intenso cuanto mayor sea la edad y el grado de exposición directa al sol de sus ejemplares.
La lámina foliar aparece dos veces dividida (bipinnada), primero en pinnas alternas más o menos lanceoladas, y después en pínnulas puntiagudas, finamente aserradas en sus bordes y notablemente nervadas. Están sostenidas por un recio y escamoso peciolo casi tan largo como la lámina. En su parte apical se desarrolla algunas veces un pequeño engrosamiento escamoso denominado bulbilo, que sirve como singular órgano de multiplicación vegetativa.
Los soros, oblongos, de color marrón, y protegidos por un indusio convexo y coriáceo, se disponen en dos filas paralelas a ambos lados del nervio central de las pínnulas, como si fuesen un perfecto y delicado pespunte, tan remarcado que su dibujo se aprecia claramente en la haz. Al madurar se abren longitudinalmente por uno de los lados, como si fuese un estuche, dejando escapar una ingente cantidad de esporas ovoideas de color amarillento.


 
  Hábitat
Se trata de una especie relíctica de la Era Terciaria, refugiada en zonas de clima oceánico, con elevada humedad edáfica y atmosférica, como las que se dan en los bosques de Laurisilva de la Macaronesia.
En Canarias es una especie propia de riscos, taludes y nacientes situados en las zonas más húmedas de la Laurisilva y el Fayal-brezal, principalmente vaguadas, barrancos y bordes de pistas y carreteras, siendo frecuente y hasta abundante en algunas zonas muy concretas. Los bosques de la cordillera de Anaga en Tenerife; el Parque Rural de Doramas en Gran Canaria; y el bosque de Los Tilos en La Palma.
Sus ejemplares pueden llegar a vivir hasta más de 20 años, desarrollando un grueso tronco que paulatinamente se rinde hacia el suelo por el peso de las hojas.
  Esporulación
La maduración de las esporas se produce a lo largo de todo el año, a medida que cada fronde alcanza su plenitud vegetativa.
  Reproducción
Por esporas, pero también por los bulbilos escamosos que se forman en la punta de las frondes viejas, y que son capaces de enraizar en cuanto establecen contacto con el suelo.
  Usos
Se cultiva en muchos países del mundo por su gran tamaño y la belleza de sus brillantes hojas, habiéndose asilvestrado en zonas de Asia y América del Norte, como Florida y California. En Canarias el uso en jardinería no es frecuente, pues es difícil su pervivencia en hábitats diferentes al propio. En todo caso, esta práctica debe realizarse siempre desde el debido respeto a los ejemplares silvestres.
En la actualidad se están realizando estudios para determinar el poder hiperacumulador de esta planta, es decir la capacidad de acumular excepcionalmente, y sin que le resulten tóxicos, altos niveles de contaminantes: zinc, cadmio, plomo, etc. Si se confirman los primeros resultados obtenidos, podría utilizarse este helecho para la limpieza de suelos contaminados.


 
  Propiedades medicinales
Desconocidas.
  Distribución
Macaronesia, norte de África, norte de la Península Ibérica, Córcega, Sicilia y sur de Italia.
  Notas
La reproducción por medio de sus bulbilos es relativamente fácil. Para ello se cortan los bulbilos maduros de las frondes y se plantan en una maceta con un compost formado por turba y arena. Se pone la maceta a la sombra, en un entorno húmedo a una temperatura alrededor de 20°C, y se cubre con un plástico transparente teniendo cuidado de que las frondas no estén en contacto con el plástico. Cada día se aparta el plástico para controlar la humedad del terreno y eliminar el agua de condensación. Cuando empiecen a aparecer los primeros brotes, quiere decir que la nueva planta ha arraigado. Entonces se quita el plástico y se coloca la maceta en una zona algo más luminosa y se espera a que la planta se vuelva más robusta. Cuando se haya puesto suficientemente grande y haya producido nuevos brotes se trasplanta a su lugar definitivo y se trata como una planta adulta.
  Etimología
Su nombre genérico (Woodwardia) está dedicado a Thomas J. Woodward, botánico inglés del siglo XVIII especializado en plantas criptógamas. El específico (Radicans) procede del latín radicare (enraizar), haciendo referencia a los bulbilos apicales de sus frondes y su capacidad para echar raíces fácilmente cuando entran en contacto con la tierra.
  Sinonimia
Blechnum radicans.

Distribución: Nativa. El Hierro, La Palma, La Gomera, Tenerife, Gran Canaria.
Ecosistemas: Laurisilva, Fayal-brezal.
Altitud: Normalmente entre los 500-1.000 m s. n. m.
  Síguenos en Facebook