Flora canaria > Especies > Cheirolophus junonianus


Cheirolophus junonianus  (Svent.) Holub
Familia ASTERACEAE
Cabezón del Teneguía, Centaurea del Teneguía
Descripción: Arbusto perenne de hasta 1 m de alto, densamente ramificado casi desde su base y de porte muy variable. Sus ramas son finas y quebradizas, estando recubiertas de una corteza marrón grisácea profundamente marcada por las cicatrices de las hojas caídas.
Las hojas, de color verde oscuro y unos 7-10 cm de largo, crecen amontonadas en la porción terminal de los tallos; son simples, alternas, profundamente lobuladas, con los lóbulos más o menos lanceolados e irregularmente dentados.
Las flores, de un bello y delicado color malva, se disponen en capítulos globosos de unos 3 cm de diámetro, agrupados en inflorescencias ramificadas de unos 15-20 cm de longitud, normalmente con tres capítulos cada una.
La base de los capítulos está formada por un grueso receptáculo ovoide, recubierto de brácteas involucrales imbricadas de color verde oscuro, con el margen entero y escarioso. Los frutos son diminutos aquenios con la superficie fina e irregularmente estriada, de lineares a oblongos, apenas angulosos, glabros, grises, con puntos, rayas y manchas negras irregularmente esparcidos por toda su superficie.
Toda la planta desprende un suave aroma, debido a la presencia de sustancias amargas en sus hojas.
Ecología: Endemismo de la isla de La Palma, cuyas dos únicas poblaciones se ubican en un minúsculo territorio situado en la costa del municipio de Fuencaliente, alrededor de antiguos roques fonolíticos que no han sido recubiertos por las erupciones volcánicas históricas.
Sus ejemplares viven entre la vegetación más típica de la zona: tajinastes (Echium brevirame), cornicales (Periploca laevigata), asaigos (Rubia fruticosa), verodes (Kleinia neriifolia), tabaibas (Euphorbia obtusifolia), nevadillas (Paronychia canariensis), bejeques (Aeonium spathulatum) o la minúscula pelotilla (Monanthes muralis).
A pesar de lo reducido de su población, se distinguen claramente dos variedades de esta especie: la típica, var. junonianus, y la var. isoplexiphyllus, que se diferencia por sus hojas enteras, estrechamente elípticas y con el margen aserrado, y por sus capítulos florales más pequeños.
Floración: Primavera, fructificando a lo largo del verano.
Reproducción: Por semillas.
Usos: Es una bonita planta que se podría usar como ornamental en jardines costeros y de medianías, siempre que tal uso implique un respeto absoluto a sus poblaciones naturales, que, por otra parte, deberían estar mucho mejor protegidas por las autoridades medioambientales.


Propiedades medicinales: La infusión de sus flores se empleaba popularmente como antidiarreica y para rebajar el nivel de azúcar en la sangre (antidiabética).
Distribución: Canarias.
Notas: La supervivencia de esta especie se ve amenazada por las frecuentes visitas turísticas que se producen a su hábitat, debido a que en sus cercanías se encuentra un antiguo roque basáltico con grabados rupestres realizados por los aborígenes palmeros.
Etimología: Su nombre genérico (Cheirolophus) procede del griego cheir (mano) y lopho (cresta, penacho), aludiendo probablemente a la disposición de sus capítulos floríferos. El específico (Junonianus) deriva del nombre con que se conocía en la antigüedad a la isla de La Palma: Junonia Mayor.
Sinonimia: Centaurea junoniana.

Distribución: Endemismo canario. La Palma.
Ecosistemas: Cardonal-tabaibal.
Altitud: Normalmente entre los 280-400 m s. n. m.