Flora canaria > Especies > Carlina salicifolia


Carlina salicifolia  (L. f.) Cav.
Familia ASTERACEAE
Malpica, Cardo de Cristo, Cardo salvaje, Carlina, Cabezote, Alazor canario
Descripción: Arbusto perenne de hasta 1 m de alto, de raíz gruesa, densamente ramificado, con tallos finos, de consistencia leñosa y corteza rugosa.
Las hojas son muy variables en su forma y espinosidad, pero generalmente son enteras, más o menos lanceoladas, lisas y de color verde en la haz, blanco tomentosas en el envés, y espinosas en sus bordes. Se desarrollan muy juntas al final de las ramitas, permaneciendo en los tallos durante bastante tiempo después de marchitarse.
Las flores se disponen en capítulos florales de unos 2-4 cm de diámetro, solitarios o en grupitos de 2-6, largamente pedunculados, truncados por la base y desprovistos de lígulas. Su color va del amarillo De color amarillo oro, están rodeadas de una primera fila de escamas, y otra de brácteas muy patentes, como si fuesen hojas, largas y espinosas en su punta, limón al dorado intenso, con tonalidades rojizas. Los frutos son pequeñísimos aquenios que contienen diminutas semillas dotadas de un vilano plumoso que favorece su dispersión por medio del aire.
Hábitat: Endemismo macaronésico frecuente en riscos, laderas y barrancos soleados de la zona de medianías, dentro del área de los Bosques termófilos y del Monteverde, aunque a veces puede descender casi hasta la costa en las áreas menos secas.
En Gran Canaria aparece especialmente en la mitad norte de la isla, entre Andén Verde y el Barranco de Guayadeque, en lugares como Tamadaba, Moya, Valleseco, San Mateo, Teror, Tenteniguada, Cruz de Tejeda, etc. En Fuerteventura se localiza en la zona montañosa de la Península de Jandía. Es muy raro en Lanzarote, donde se encuentra en los riscos de Famara, Tabayesco o Valle de Malpaso, teniendo los ejemplares de esta isla las hojas más anchas y sin espinas.
Floración: Su periodo de floración es muy amplio, alargándose desde la primavera hasta bien entrado el otoño.
Reproducción: Por semillas.
Usos: En algunas islas, como Lanzarote, se emplean sus hojas tiernas como forraje para las cabras.


Propiedades medicinales: La infusión de las sumidades floridas se utiliza, en medicina popular, para combatir los espasmos musculares. En algunos lugares se usaba la membrana pelosa que se puede desprender del envés de las hojas para taponar pequeñas hemorragias y cortes en la piel.
Distribución: Canarias y Madeira.
Notas: Algunos autores diferencian dos variedades de esta especie: la típica, var. salicifolia, presente en todas las Islas Canarias y en Madeira, y la var. inermis, presente en Lanzarote y en Madeira. Otros dan a la plantas de Lanzarote la categoría de subespecie: ssp. lancerottensis
Etimología: Su nombre genérico (Carlina) parece provenir de una antigua leyenda en la que se cuenta que Carlomagno usó una planta de este género, probablemente Carlina acaulis, para salvar a sus tropas de la peste. El específico (Salicifolia) alude al cierto parecido de sus hojas con las del género Salix.
Sinonimia: Carthamus salicifolius.

Distribución: Endemismo macaronésico. Tenerife, La Gomera, El Hierro, Gran Canaria, Lanzarote, Fuerteventura.
Ecosistemas: Bosques termófilos, Laurisilva, Fayal-brezal.
Altitud: Normalmente entre los 400-1.500 m s. n. m.