Flora canaria > Especies > Carlina canariensis

Carlina canariensis  Pit.
Familia ASTERACEAE
Cardoyesca, Cardoyesca amarillo, Cardo de risco, Cardo salvaje, Cardo de Cristo
  Descripción
Matita perenne, de follaje subpersistente y entre 60-100 cm de alto, de base leñosa y porte más o menos globoso, abundantemente ramificada desde la base, con ramas erectas o levantadas. Los tallos son finos, quebradizos, recubiertos de una densa capa de tomento blanquecino y armados de espinas cortas, solitarias o verticiladas.
Las hojas, de unos 10-12 cm de largo y 0,6-0,8 cm de ancho, lustrosas, de color verde intenso a amarillo oliváceo en la haz, y blanquecino tomentosas por el envés, son simples, alternas, linear-lanceoladas, y con el margen entero, aunque salteado de algunas espinitas largas y muy punzantes.
Sus flores se disponen en capítulos casi globosos de color amarillento y unos 2 cm de diámetro, desprovistos de lígulas, muy tomentosos, atenuados en su base y rodeados de brácteas puntiagudas espinosas, que en la fase de maduración se expande formando una hermosa corona alrededor de los flósculos. Se agrupan en inflorescencias ramificadas terminales de hasta 10-15 capítulos cada una; cuando maduran se vuelven esféricos, produciendo una gran cantidad de semillitas grisáceas dotadas de un vilano blanquecino que facilita su dispersión por medio del viento.


  Hábitat
Especie endémica de Gran Canaria, localmente frecuente en andenes, laderas rocosas y piederriscos situados en las formaciones semixerófilas del sur y suroeste de la isla, asociada a magarzas (Argyranthemum spp.), tajinastes (Echium spp.), bejeques (Aeonium ssp.), etc. Suele crecer agrupada en pequeñas colonias o rodales, dispersas y esporádicas en sus áreas de distribución.
En las cotas más altas se hibrida con Carlina texedae, en aquellas zonas en que las poblaciones de ambas especies entran en contacto.
  Floración
Finales de primavera y verano, fructificando entre agosto y octubre.
  Reproducción
Por semillas.
  Usos
En algunas localidades de la zona es tradicional el empleo de sus flores para cuajar la leche con la que se elabora el queso, dando lugar a los famosos "quesos de flor", o "quesos de media flor", cuando se mezcla por mitades este cuajo vegetal con el clásico cuajo de cabrito.
Las cabras comen sus ramas tiernas, constituyendo una parte importante de su alimentación cuando se practica el pastoreo libre de estos voraces animales.
Ocasionalmente se ha usado como especie tintórea.

  Propiedades medicinales
La infusión de sus hojas y flores se emplea como purgante suave y para aliviar espasmos musculares.
  Distribución
Islas Canarias.
  Notas
Durante mucho tiempo sus poblaciones se han visto mermadas por la práctica del pastoreo, ya que las cabras ramonean con gusto los brotes tiernos y las plantitas jóvenes.
  Etimología
Su nombre genérico (Carlina) parece provenir de una antigua leyenda en la que se dice que el emperador Carlomagno usó una planta de este género (Carlina acaulis) para salvar a sus tropas de la peste. El específico (Canariensis) hace referencia a su exclusiva pertenencia a las Islas Canarias.
  Sinonimia
Carlina canariensis var. canariensis, Carlina canariensis var. xeranthemiformis.   

Distribución: Endemismo canario. Gran Canaria.
Ecosistemas: Cardonal-tabaibal, Bosques termófilos.
Altitud: Normalmente entre los 200-1.000 m s. n. m.