Flora canaria > Especies > Ferula linkii


Ferula linkii  Webb
Familia APIACEAE
Cañaheja, Cañaleja, Cañalé, Julan, Hinojo gigante, Chajuira
Descripción: Herbácea anual, robusta, de 1,5-3 m de alto, larga y fuertemente enraizada, que produce tallos erectos, recios, cilíndricos y finamente surcados por líneas longitudinales.
Sus enormes hojas, de hasta más de 75 cm de longitud y color verde brillante, que se torna amarillento al envejecer, aparecen divididas hasta tres y cuatro veces (tripinnadas-tetrapinnadas) en hojuelas lineares, casi filiformes. Las hojas inferiores presentan un largo y grueso peciolo cilíndrico, que en las superiores es sustituido por una vaina membranosa que envuelve parcialmente al tallo y rodea a las umbelas jóvenes cuando éstas inician su desarrollo.
Sus diminutas flores amarillas se agrupan en grandes umbelas compuestas de hasta más de 20 radios cada una, casi siempre rodeadas de varias umbelas más pequeñas. Presentan un cáliz con dientes muy reducidos o inexistentes, y una corola con pétalos acuminados, de ápice incurvado, siendo los externos de las flores marginales ligeramente mayores al resto. Al madurar producen una gran cantidad de frutos secos de alrededor de 1,5 cm de largo, de oblongos a elípticos, comprimidos lateralmente y de color verde amarillento, que se vuelve marrón rojizo al madurar. Las umbelas laterales no suelen fructificar.
Hábitat: Endemismo canario frecuente, y hasta abundante, en laderas rocosas y soleadas de las zonas baja y media de las Islas, llegando en algunos lugares hasta la cota de los 2.000 metros sobre el nivel del mar. Su mayor abundancia se observa en Gran Canaria, pero los ejemplares más desarrollados se hallan en Tenerife; en el resto de las Islas, su presencia es mucho más escasa.
Floración: Su llamativa floración se produce en invierno, generalmente entre los meses de febrero y junio, aunque, dada su amplia distribución ecológica, se pueden ver ejemplares en flor en otras épocas del año. Después de fructificar, la parte aérea de la planta se seca, renaciendo con la llegada de la primavera. Sus flores son visitadas por muchos insectos, especialmente moscas y chinches de monte.
Reproducción: Por semillas.
Usos: Su porte, abundante foliación y llamativas flores son merecedoras de que se tenga en cuenta su cultivo como especie ornamental. Es muy resistente a los climas cálidos y a los terrenos secos,  y no suele tener problemas con plagas o enfermedades, siendo su principal enemigo el exceso de agua.
La médula de los tallos es muy combustible, por lo que se usaba en algunos lugares para prender gogones y hogueras. Ocasionalmente se emplea como forraje para el ganado vacuno y caprino.


Propiedades medicinales: Antiguamente se usaban cataplasmas de sus hojas machacadas para curar las almorranas. La infusión de sus hojas se utiliza como expectorante y para calmar la tos, y la de sus raíces para expulsar los gases intestinales.
En el Instituto de Productos Naturales Orgánicos de la Universidad de La Laguna se han realizado estudios de esta especie que ha permitido aislar cinco nuevos elementos químicos (sesquiterpenos de carotane) que podrían tener utilidad en productos farmacéuticos con efectos antipiréticos, antiinflamatorios y anticonceptivos
Distribución: Canarias.
Notas: En la isla de El Hierro se conoce vulgarmente a esta especie con el nombre de julan, y su abundancia en la zona fue la que dio nombre al paraje donde se encuentran los famosos petroglifos aborígenes conocidos como "Los Letreros de el Julan".
En Gran Canaria se ha encontrado una variedad del hongo Pleurotus eryngii parasitando exclusivamente sobre las raíces de esta especie, y que ha sido bautizada Pleurotus eryngii var. ferulae.
Su congénere mediterránea, la cañaheja común (Ferula communis), está directamente relacionada con la leyenda griega de la obtención del fuego por los hombres. Según esta gesta mitológica, Prometeo consiguió de Atenea que le dejará entrar en el Olimpo; estando allí, encendió una antorcha en el carro ardiente del sol y le arrancó un fragmento de carbón vegetal incandescente que metió en el tallo hueco de una cañaheja; después apagó la antorcha, salió a escondidas con el ascua robada y entregó el fuego a la humanidad.
Etimología: Su nombre genérico (Ferula) proviene del latín ferula, que era la palabra con la que los antiguos romanos nombraban a esta especie. El específico (Linkii) está dedicado a H. F. Link, director del Jardín Botánico de Berlín en la primera mitad del siglo XIX.
Sinonimia: Peucedanum aureum, Ferula aurea.

Distribución: Endemismo canario. Tenerife, La Palma, La Gomera, El Hierro, Gran Canaria, Fuerteventura.
Ecosistemas: Cardonal-tabaibal, Bosques termófilos, Fayal-brezal, Pinar, Retamar-codesar.
Altitud: Normalmente entre los 200-2.000 m s. n. m.