Flora canaria > Especies > Astydamia latifolia


Astydamia latifolia  (L. f.) Baill.
Familia APIACEAE
Lechuga de mar, Acelga de mar, Perejil de mar, Servilleta
Descripción: Herbácea bienal o perenne de hasta 50 cm de altura, frondosa, glabra, muy ramificada desde la base, generalmente de porte extendido o almohadillado, dotada de una raíz muy profunda y tallos cortos, cilíndricos, muy carnosos y longitudinalmente surcados por una fina venación, que crecen tendidos o ligeramente erguidos sobre el terreno.
Sus grandes y suculentas hojas, muy lisas, de color verde brillante y hasta 30 cm de longitud, son simples, alternas, larga y gruesamente pecioladas, profundamente lobuladas y con los bordes amplia e irregularmente dentados; el peciolo se ensancha en su base para rodear parcialmente al tallo (amplexicaule).
Sus diminutas flores, de color verdoso amarillento, se agrupan en inflorescencias umbeliformes compuestas de hasta 15 radios y 12 cm de diámetro. Los frutos son cápsulas ovaladas semicarnosas de unos 5-7 mm de longitud, corta y gruesamente pecioladas, comprimidas lateralmente, con 3 nervios longitudinales y borde algo dilatado. De textura acorchada, su color pasa del verde amarillento al marrón rojizo, a medida que van madurando; en su interior contienen dos pequeñas semillas negras, que despiden un intenso aroma.
Las hojas se marchitan y mueren después de la fructificación, brotando las nuevas con la llegada de las primeras lluvias otoñales.
Hábitat: Elemento característico de las comunidades halófitas, siendo una de las plantas dominantes del litoral canario y de gran importancia ecológica para esta franja de vegetación. Es frecuente y hasta abundante en paredes, rocas y zonas arenosas orientadas hacia el océano, a veces en lugares tan cercanos al océano que sus ejemplares son bañados periódicamente por la maresía. Normalmente se encuentra asociado a otras especies como el perejil de mar (Crithmum maritimum), la siempreviva de mar (Limonium pectinatum), el brezo de mar (Frankenia laevis), etc.
Floración: Invierno, primavera y, en zonas muy favorables, hasta bien entrado el verano.
Reproducción: Por semillas, aunque la mayor parte de ellas son estériles. Su estructura y ligereza les permiten flotar en el agua del mar durante mucho tiempo, valiéndose de estas peculiaridades para ampliar su área de dispersión a través de las costas.
Usos: Cuando están tiernos, sus tallos y hojas se pueden comer en ensalada, siendo sabrosos y nutritivos.


Propiedades medicinales: Posee propiedades carminativas, por lo que su consumo moderado favorece la digestión y ayuda a expulsar los gases intestinales.
Distribución: Canarias, Marruecos y el microarchipiélago de Las Salvajes.
Notas: Sus flores son frecuentemente visitadas por gran número de insectos polinizadores.
Etimología: Su nombre genérico (Astydamia) está dedicado a la ninfa del mismo nombre, hija de Oceanus, probablemente por la proximidad al mar en que se desarrollan este tipo de plantas. El específico (Latifolia) proviene de las palabras latinas latus (ancho) y folius (hoja), aludiendo a las características de sus grandes y carnosas hojas.
Sinonimia: Astydamia canariensis, Laserpitium chritminum, Chritmum latifolium, Tenoria canariensis.

Distribución: Nativa. Tenerife, La Palma, La Gomera, El Hierro, Gran Canaria, Lanzarote, Fuerteventura.
Ecosistemas: Cardonal-tabaibal.
Altitud: Normalmente entre los 0-50 m s. n. m.